Política

FALANGES: La lucha contra la corrupción: entre la deuda y la ineficiencia

febrero 09, 2020

Una bandera de gobierno federal es el combate a la corrupción en el ámbito público, la cual supone el incumplimiento de un deber legal del servidor público, siendo una acción u omisión tipificada en término del Código Penal Federal, en el Título décimo Delitos por hechos de corrupción como: ejercicio ilícito de servicio público, abuso de autoridad, coalición de servidores públicos, uso ilícito de atribuciones y facultades, concusión, intimidación, ejercicio abusivo de funciones, cohecho, peculado... así como sus homólogos en las Entidades Federativas.

La ausencia de trasparencia en la información pública y de rendición de cuentas de un sujeto obligado es una constante en los sujetos obligados tanto federales, locales y autónomos, con excepción del gobierno del Estado de Sonora que cuenta con cierta certificación en materia de transparencia grosso modo. La propaganda de gobierno, las ruedas de prensa, las mañaneras no son rendición de cuentas.

La gran mayoría de los sujetos obligados de los tres niveles de gobierno incurren flagrantemente en omisiones legales contraviniendo lo establecida por el Articulo 70 en términos de las 26 obligaciones de transparencia comunes a todo sujeto obligado, por ejemplo: 1) Remuneración bruta y neta de los servidores públicos de base o/y de confianza (percepciones, sueldos, prestaciones, gratificaciones, primas, comisiones, dietas, bonos, estímulos, ingresos y sistemas de compensación, señalando la periodicidad de remuneración); 2) Gastos de representación y viáticos, 3) Número total de plazas y del personal de base y confianza, total de las vacantes; 4) Contrataciones de servicios profesionales por honorarios, con los nombres de los prestadores de servicios, los servicios contratados, el monto de los honorarios y el periodo de contratación; la información en versión pública de las declaraciones patrimoniales de los servidores públicos; 5) Convocatorias a concursos para ocupar cargos públicos y los resultados de los mismos; 6) Información de los programas de subsidios, estímulos y apoyos; 7) Indicadores de gestión y desempeño; entre otras. Esto, con frecuencia, falta en los portales de trasparencia de los sujetos obligados.

Los hechos de corrupción con frecuencia se articulan con violaciones al derecho humano de acceso a la información pública. Las violaciones al derecho humano a la información pública se da cuando no hay trasparencia proactiva, se oculta, escamotea o se niega el acceso a la información pública, contraviniendo los artículos 1º, 6º y 133 constitucionales, la legislación internacional vinculante y las leyes de transparencia. Así, la falta de trasparencia está en el seno de la corrupción, el fenómeno de la corrupción al interior de los sujetos obligados puede remitir a concurso de delitos.

El combate a la corrupción requiere de la aplicación de la normatividad de trasparencia. La información pública debe estar en los portales de trasparencia de los sujetos obligados, en lenguaje ciudadano, debe ser de fácil acceso: todo esto en muy rara vez ocurre: se puede contrastar en la opacidad en los portares de transparencia de los sujetos obligados de los tres niveles de gobierno.

Barrer de arriba para abajo inicia con el cumplimiento de las normatividad de trasparencia y acceso a la información pública, bases para la rendición de cuentas y el combate a la corrupción; y termina con colocar la basura en su lugar, es decir, en caso de comprobación de opacidad y corrupción la consecuencia debe ser la inhabilitación, el resarcimiento del daño y la prisión.

Si usted revisa al azar 9 dependencia públicas de los tres niveles de gobierno: tres federales, tres estatales y tres municipales, se podrá dar cuenta que es frecuente: 1) La violación del derecho humano al acceso a la información pública en términos de los artículos 1º, 6º y 133 del Código Patrio y demás legislación internacional vinculante; 2) La violación del Artículo 70 de la Ley General de Trasparencia y Acceso a la Información Pública. Estas violaciones perpetúan la corrupción y hacen más fácil encubrirla.

Esto ocurre porque los órganos garantes de los tres niveles de gobierno son floreros. Es decir, los instituto de acceso a la información, los de combate a la corrupción son notoriamente incompetentes y/o dolosamente cómplices con los responsables de sujetos obligados; estos órganos con frecuencia son opacos y corruptos: recuerde los escándalos de corrupción, abusos de autoridad de los cuales son participes varios de los funcionarios de estos órganos. Usted sabe ¿Cómo están el Instituto Veracruzano de Acceso a la Información y el Sistema Estatal Anticorrupción de Veracruz?.... yo tampoco, son una atrocidad.

La lucha contra la corrupción es una asignatura pendiente, el sistema de acceso a la información pública y el de anticorrupción son ineficientes y sus titulares dejan mucho que desear, pues vulneran el derecho humano a la información pública y con ello se perpetúan la corrupción. ¿Será que se trasparente la gestión pública en los niveles de gobierno? Yo conozco su respuesta y usted la mía. ¿Qué hacer en la actual circunstancia? En un primer momento hacer solicitudes ciudadanas de trasparencia a los órganos garantes y a los sujetos obligados, después exhibir los actos de opacidad y corrupción, continuar con el señalamiento ciudadano del funcionario corrupto, organizarse para planear y exigir el respeto al estado de derecho. Es decir, la barrida la tendrá que hacer el ciudadano. Y ¿usted qué piensa?...