Política

El manual del sistema de tu mente

enero 27, 2020

Primero reproduzco con algunas variantes un mensaje de esos que deambulan por la internet (1), pero que resultó mucho más relevante que el promedio, va entre corchetes.

{El manual y la psicóloga.

Muchas mujeres, cuando les pregunto cuál es el motivo de su consulta, qué les está sucediendo, comienzan explicándome su conflicto así:

"Mira, yo tengo todo lo que se supone para ser feliz y sin embargo no me siento bien, estoy mal todo el tiempo, enojada, frustrada. Mis amigas me dicen que qué me pasa. Siento que estoy comenzando a deprimirme."

Y yo les pregunto: "¿Qué es todo eso que tienes y se supone debe hacerte feliz?"

Y siempre me responden más o menos lo mismo:

"Bueno... una pareja linda, un hijo sano, una casa, mi coche, mi trabajo en el que gano suficientemente bien..."

Y yo repregunto: "¿Y quién te dijo que eso era lo que necesitabas para ser feliz?"

Y me responden: "No sé... ¿no es eso lo que se supone se debe desear tener?"

Y yo respondo: "¿Para quién? ¿Para tu abuela? ¿Para tu madre? ¿Para tu padre? ¿Para tus amigas? ¿Quién te hizo creer que hay una sola forma de sintonizar el bienestar? ¿Quién te engañó tanto con ese cuento de 'lograr ciertos objetivos' para ser feliz?"

A ese manual que nos intentan vender los padres y la publicidad una y otra vez yo le llamo EL MANUAL DEL SISTEMA.

Es decir, crecemos creyendo que ser feliz es un estado que se obtiene como trofeo luego de conseguir ciertas metas y lo más aburrido es que esas metas suelen ser siempre más o menos las mismas: estudiar primaria, secundaria, bachillerato, universidad o montar un buen negocio, conseguir pareja, casarse, ofrecer un fiestón para los demás, comenzar a pagar la casa propia, tener un hijo, celebrar baby shower, celebrar nacimiento, celebrar primer año, contratar niñera para volver a trabajar, ascender en el trabajo, cambiar el coche, agrandar la casa, agregar alberca si se puede, volver a embarazarse, conseguir pagar la mejor colegiatura para el primer hijo (por precaución, que no sea con los legionarios), volver a celebrar baby shower, soportar las infidelidades, endeudarse para viajar al Caribe para "revivir el fuego de la pareja", adaptarse a las necesidades sexuales de la pareja, no engordar, no dejar que el culo se caiga, volver a parir, mantener las amistades aunque ya no me la pase tan bien con ellas, mantener las caretas frente a la familia, que mamá no se entere que mi matrimonio va de terror, menos mi suegra, hacer terapia de pareja para que el otro cambie, el otro no cambia, hacer meditación para tolerar al otro que no cambia, ir a la terapia del hijo mayor que no duerme bien y no se adapta al colegio, empezar a ahorrar para la fiesta de los quince años que le celebraremos en trece a la hija menor, celebrar los cinco años de casados como si nada hubiera pasado, tomarnos la foto feliz, comprar una nueva tv gigante, aceptar más trabajo para poder saldar las cuentas cada mes, endeudarse en un nuevo viaje porque hay que llevar los hijos a Disney, comprar toda clase de objeto que encuentre en ese parque temático que demuestre que hemos ido a Disney y tomarnos muchas fotos para mostrar a los demás, volver en avión pensando cómo coño pagaremos tanta deuda, recibir un diagnóstico de fibromialgia (o algo incurable),

permitirme dejar de trabajar, buscar medicina alternativa, pretender que mi pareja también entienda "mi evolución", mi pareja no entiende ni mierda, frustrarme, enojarme con mi madre y mi padre y de paso con todo el árbol familiar que me mandaron a hacer, torturar a mi pareja para que haga su árbol también, mi pareja huye con la primer amante que encuentra, me enojo más, me duele más, encuentro un nuevo método, ahora me constelo y me calmo por dos o tres semanas, mi hija menor ahora tiene alergias, pelear con el padre porque quiere llevarla al tratamiento médico y yo quiero darle flores de bach, seguir pretendiendo que mi pareja cambie, culparme por haber dejado mi trabajo, me siento inútil y vieja, celebrar los sesenta años de papá como si nada hubiera pasado, me duele más, llorar y llorar y llorar en la ducha hasta secarme, pelear hasta la madrugada por las cuotas de tarjeta de crédito que hay que pagar... ¿Sigo? ¿Hace falta que siga? ¿Se comprende que esta historia SIEMPRE termina mal?

Querida mujer: reconoce primero que te enjaretaron un manual que decía cómo vivir, qué desear, con qué soñar... no culpes a nadie, a tus padres también se lo encajaron y a tus abuelos. Se llama SISTEMA CAPITALISTA, un sistema diseñado para dar nuestros mejores años al consumo y la productividad. ¡TIRA ese manual del sistema al carajo!.

No importa qué edad tengas, estás a tiempo de conocerte en esencia para saber de verdad qué es lo que TÚ necesitas para sintonizar tu propio bienestar, que es único. No necesitas esa fiesta, no necesitas una alberca, no necesitas esa bolsa ni ese viaje, ni esa graduación académica extra, ni ese ascenso laboral, ni ese préstamo, ni esa niñera ideal que tiene tu amiga, ni esa suegra comprensiva que tiene tu vecina, ni que cambie tu pareja, ni tu pueblo, ni que cambie el gobierno. (Aunque eso último puede ayudar)

No necesitas conseguir cosas para que te quieras ni para que te quieran, ni ser la mujer sumisa (o el proveedor si eres hombre).

Te necesitas a ti misma, necesitas amarte y dejar de pedirle al mundo que sea como quieres que sea para que 'te haga feliz', esa necesidad de control sólo es fuente de frustración. Necesitas hablar con la niña que fuiste, transmutar lo que dolió mucho, abrazarte fuerte, ser tu propia adulta, escribir y reescribir tu propio manual y vivirlo TÚ, optativamente reescribir partes del manual con gente con quien se comparten soluciones, hacer grupos de solución, pero no heredárselo a nadie, los manuales no se heredan, los manuales se escriben, se viven y se QUEMAN, sólo se heredan LOS EJEMPLOS DE COHERENCIA EMOCIONAL.

Te deseo desde el fondo de mi corazón que tires ese puto manual por la ventana, de verdad deseo que puedas hacerlo. GRACIAS!! } Es fácil imaginar la versión masculina de esto.

Si tiras el manual, te vas a topar con tu espejo, y puede ser algo terrorífico para algunos verse tal cual, sin los agregados que el manual prometía te harían valios@, pero es un primer paso para 'ser uno' en lugar de ser lo que otros quisieron de uno. Si aquello que son necesidades básicas, como comer, y no sólo eso sino comer sano, sin pesticidas, se resuelven en grupo, tendría cada individuo ventajas enormes, pero no se resuelven de esa forma porque EL SISTEMA nos enseñó que la única forma de resolver nuestros problemas es de forma individual, o quizá con un poco de ayuda de la familia. Si intentas algo grupal más allá de eso, por ejemplo con tus vecinos, podría preocuparte de que te llamen cooperativista, o peor: socialista. Sin embargo, es la mejor forma de resolver problemas, en grupo. Resulta mejor y más barato. Un ejemplo que ya he expuesto previamente es que si un grupo de 100 familias se organiza para cultivar lo que se come en tierras rentadas o compradas, su alimento saldrá al

10% de lo que hoy les cuesta, pero si es orgánico, tal vez al 20%, lo cual sigue siendo una ganga.

Tenemos que desmitificar las soluciones colectivas, a pesar de que la derecha lleva décadas repitiéndonos que eso es desastroso. Los ejemplos de Evo, Correa y Lula, mencionados en otros artículos, tienen números irrefutables al respecto de esto. Los kibuts judíos siguen siendo un ejemplo de trabajo comunitario, aunque la dirigencia jázara de aquel lugar tenga otra agenda. No importa que algún derechairo ignorante te llame socialista, hay que notar que el socialismo de la Unión Soviética no cayó por sus contradicciones, por su ineficiencia ni por la violencia de Stalin, sino por perder la guerra fría con estados undidos, quienes multiplicaron en el período de reagan la inversión militar en la llamada "guerra de las galaxias", rebasando la capacidad de inversión y endeudamiento de la URSS, de forma que Gorvachov, cedió el proyecto político y permitió la desmembración de las repúblicas periféricas (hoy Rusia podría devolverle el favor a e.u.), desmantelando con ello la producción de muchas cosas que por economía de escala se había situado en ellas. Poniendo en claro esto, es necesario observar que la economía socialista planificada es mucho más eficaz que la capitalista, donde sólo unos pocos reciben los beneficios del sistema.

Sin embargo, la campaña feroz, permanente que alega que el socialismo fracasó o que no funciona porque en Cuba o Venezuela no tienen abundancia económica, cuando eso es resultado del bloqueo yanqui, ha logrado en muchos, inclusive estudiosos, desdibujar la diferencia entre izquierda y derecha, cuando siguen siendo vigentes las mismas categorías, los mismos vicios capitalistas-imperialistas-neoliberales, las mismas clases, las mismas guerras por robar recursos, la misma banca que organiza guerras como negocio y control político, que al final es más negocio. La cumbre antiimperialista recién celebrada del 22 al 24 pasados en Caracas da por resultado casi lo mismo que se habría dicho hace 40 años, la oposición al imperialismo, a sus guerras convencionales y no convencionales, con la salvedad de que ahora el imperialismo amenaza no sólo a los pobres sino a toda la vida con su afán depredador del planeta.

Con el tiempo sucedió que esas repúblicas separadas por estados unidos de Rusia terminaron bajo corruptos regímenes de derecha o militares que les dan menores condiciones de buen vivir que con la URSS, ejemplo de ello es Ucrania, que en estado de pseudoguerra y con su banco central robado por los yanquis, es una república bananera vocera de washington, hostil a Rusia y a muchos de sus propios ciudadanos, con una economía mucho más precaria que antes y menos oportunidades para la población.

Resulta muy claro con este texto ver que la psicología no está desligada del modelo político-económico sino que son continuidad y la misma cosa, así que buscar la felicidad es también definir un adecuado modelo social y de ahí un adecuado ‘manual de la vida’.

Sería útil disponernos a explotar nuestro oro y petróleo (2) y a hacer, si no un socialismo (aún), por lo menos una economía mixta como la que distinguió a México como 'el milagro mexicano' en los 60s, creciendo al 6%, cosa que con el neoliberalismo ni siquiera se acercó, rondando un 2%, que con el crecimiento poblacional resultó una nulidad. Tenemos una inflación baja, salarios al alza, y enormidad de recursos, por los que debiéramos estar viviendo más que en la

austeridad, en la abundancia republicana, sin gastos dispendiosos de gobierno, pero con todas las necesidades básicas de la población satisfechas. En tal sentido, el Insabi es un parteaguas del que ningún país 'rico' se da el lujo, pero que es motor de crecimiento, pues la seguridad lo implica. Hay que retomar todo lo que nos haga crecer como país y como personas, en lugar de seguir aferrados a modelos individualistas que sólo convienen a extranjeros.

Les esperamos los martes a partir de febrero en 'Demo4ica', un programa de análisis y reflexión desde la perspectiva de la 4a T, este 4 de febrero "Historia de la izquierda de México" con invitados de primer nivel: La Senadora por Veracruz Gloria Sánchez, de morena, y el Dip. Gerardo Fernández Noroña, del PT. Por supuesto en Radio +, sea en sus frecuencias o en www.radiomas.mx desde tu móvil o pc. Pon tu alarma, todos los martes a las 22 hs. Invitan Fernando Illescas y la Dra. Elena Filobello, gracias a la anuencia de los directivos de RTV y del gobierno estatal. Demo4ica aparecerá luego en youtube.

feril.jor@gmail.com

1) El mensaje original era de María Van, así que no omito su mención, pero por mis adendos adquiere un sentido muy distinto.

2) Ya he mencionado en otros artículos y dado las referencias de la mina de oro de Ayotzinapa que ella sola puede cambiar el estado de cosas de nuestro país ("Los trágicos metales mexicanos...") , o el petróleo ("Fuimos potencia petrolera") [que en google pueden buscarse], del que tenemos más que Emiratos Arabes Unidos o que Rusia en reservas probadas según el libro de hechos de la cia