Municipios

Mayoría de anexos contra el alcoholismo, en la ilegalidad

enero 27, 2020

La titular de la Comisión Estatal Contra las Adicciones, Alma Delia Viveros Ruiz, afirmó que en Veracruz sólo existen tres anexos o centros de internamiento especializados para tratar adicciones por alcohol; el resto opera en la ilegalidad con múltiples violaciones a los derechos humanos.

En entrevista destacó que no hay que confundir los anexos con los grupos de alcohólicos anónimos, ya que en el primero quedan sujetos a un internamiento y en el segundo es más bien una plática motivacional. Los únicos centros de internamiento con registro en el estado son: Cúspide y Vivir, ambos en el Puerto de Veracruz y Fundación Casa Nueva, en la localidad El Chico, municipio de Emiliano Zapata.

Viveros Ruiz indicó que la Comisión Estatal Contra las Adicciones no tiene atribuciones para clausurar los centros de internamiento sin registro. Sin embargo, explicó que trabajan en coordinación con la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) con la que han lograron sancionar a cinco anexos en el estado. Dichos inmuebles están ubicados en Córdoba y Xalapa, y fueron sancionados gracias a la denuncia ciudadana. La clausura fue por riesgo sanitario e incumplimiento a la NOM- 028.

Mencionó que en estos anexos ilegales existen "padrinos" que simulan ser médicos o psicólogos, "tienen la intención de ayudar, pero no lo hacen bien".

Destacó que en Tuxpan y Álamo existen dos centros de internamiento sin registro, pero sus propietarios están en la mejor disposición de obtenerlo, por lo que han mejorado para cumplir con la NOM-028.

Lamentó que han recibido quejas de que en algunos de estos anexos sin registro cobran excesivas cuotas para que el paciente deje las instalaciones, además que no respetan que los internos tengan la mayoría de edad, estén separados en grupos de mujeres y hombres, haya limpieza, en pocas palabras, dijo, se presentan violaciones a sus derechos humanos.

De acuerdo con el secretario de Salud federal, Jorge Alcocer Varela, destacó el impacto que tiene el alcohol en los menores de edad, ya que su consumo interfiere con el desarrollo y la maduración de su cerebro, por lo que los efectos se acumulan y pueden afectar todas las esferas de su desarrollo: escolar, laboral, familiar y social. En el país se atiende un promedio de 200 casos de intoxicación por alcohol en los servicios de urgencias en niños y jóvenes de 10 a 19 años de edad, según datos de la Secretaría de Salud (SS) federal.

Gady Zabicky, comisionado nacional contra las Adicciones, precisó que en las últimas encuestas nacionales el consumo excesivo de alcohol se ha duplicado en nuestro país, y que el 8.3 por ciento de los adolescentes consumen alcohol de forma excesiva, mientras que 2.3 por ciento lo hacen de forma diaria.