Sociedad y Justicia

Por inseguridad, incontables negocios cerraron en Coatzacoalcos; estiman 30 sólo en diciembre

enero 22, 2020

Coatzacoalcos, Ver.- Restaurantes, antros, tiendas de ropa y negocios casi de cualquier giro han cerrado en Coatzacoalcos durante el último año.

La inseguridad o la crisis económica orillaron a franquicias, empresarios locales y profesionistas a bajar las cortinas e irse de la ciudad, luego de varios años en el puerto. Tan solo en diciembre pasado se calcula que cerraron 30 empresas en la ciudad.

En la lista de los comercios que cerraron en el último año, se encuentran Toks, Grúas Vázquez, el centro nocturno Caballo Blanco, Sibarita, Applebees; antros como Barezzito o Up en el malecón costero; restaurantes tradicionales como Catemaco o la nevería Tepoznieves, Máscara de Látex, por mencionar algunos.

Además, hay consultorios médicos, ópticas, lugares para estudios de la salud y negocios de profesionistas que brindaban servicios que dejaron de hacerlo por temor a ser víctimas del hampa o porque ya sufrieron una situación de ese tipo.

La Cámara Nacional de Comercio (Canaco) en Coatzacoalcos no tiene un registro puntual de los locales y establecimientos que han cerrado en la ciudad. Sin embargo, su presidente Armando Carvallo Brañas, reconoció que la inseguridad y la crisis económica han sido las causas que han dado lugar a ello.

Dijo que los empresarios víctimas de la delincuencia no denuncian por temor y tampoco reportan estos hechos a la cámara, pues han sufrido extorsiones, secuestros o robos.

Basta recordar que las instalaciones de Grúas Váquez fueron atacadas por hombres armados en diciembre pasado y que a finales de agosto fueron asesinadas 30 personas en el centro nocturno Caballo Blanco.

Por su parte, el presidente de la Barra de Abogados de Coatzacoalcos, Homero Gutiérrez Melchor, afirmó que menos de 10 por ciento de los delitos que se cometen son denunciados ante las autoridades.

"La gente tiene miedo, no hay coordinación, esperaríamos que las cámaras estuvieran funcionando, es un gasto criminal y el trato inhumano que se le da a todo aquel que se siente víctima de un flagelo de la delincuencia.

Las denuncias son mínimas, es cuestionable y de reprobarse al aparato porque ni 10 por ciento de los delitos que ocurren se denuncia. La gente tiene miedo". Gutiérrez Melchor rechazó que la carga de trabajo sea justificación para que las autoridades no esclarezcan los delitos.

"¿Cuál trabajo? Si es el mismo que les está llegando y si no saben agendarlo, administrarlo, darle a cada cosa su tiempo y su oportunidad, vamos a seguir padeciendo lo mismo.

"No puede ser esto, debe ser mucho dinero que se ha gastado y se sigue gastando en la prevención y administración como para que no se tengan resultados claros".

El litigante insistió en la gente sigue esperando resultados por parte de las autoridades de seguridad y justicia.