Política

FALANGES: MORENA 2020 en la permanencia y el revés

enero 14, 2020

lmaury_cruz@hotmail.com

2019 fue un año difícil. En lo económico presentó un crecimiento de 0.02% y hubo un precario desarrollo de infraestructura estratégica. En materia de seguridad pública, tuvo un promedio de 33 mil muertes dolosas, aumentos de feminicidios y de la violencia social, una Guardia Nacional plegada a los intereses de Washington, operativo fallidos en contra del narcotráfico, como en el caso de Ovidio Guzmán, aumento de la delincuencia organizada, de hecho el 2019 fue el más violento en los últimos 20 años.

Hubo una nula política de trasparencia y rendición de cuentas. La regla general en los portales y micrositios de trasparencia de las dependencias públicas fue omitir indicadores de gestión, de desempeño, nominas... Hubo una nula política cultural; una precaria política educativa; una política fiscal que en justicia eliminó la condonación fiscal, pero mantiene una discriminación injusta con tasa impositiva menor para zona fronteriza del norte en relación con el resto del País, con un trabajo informal que ronda la mitad del empleo total.

La política social tiene la ventaja omitir el intermediario, con ello se rompió el esquema tradicional del corporativismo social, pero no hay reglas de operación, el fondeo de los programas del Bienestar (becas Benito Juárez, apoyos para adultos mayores y campesinos) está siendo limitado por la recesión actual.

El 2019 fue un año de aumento paulatino de movilizaciones sociales con reclamos de diferente orden que fueron desde demandas legítimas de seguridad pública a manifestaciones de los grupos de interés corporativos contrarios al gobierno. La oposición política está desdibujada, el PRI, el PAN, el PRD y los demás partidos están fuera del escenario político, debido a su descredito y su notoria impericia para articularse ante la nueva realidad política.

Así, el 2019 fue de debilidad institucional y de notorio fracaso en economía y en seguridad pública. De continuar la política de "abrazos no balazos", el aumento de la criminalidad, la recesión económica, la falta de desarrollo de infraestructura estratégica, el incremento de las movilizaciones sociales, la debilidad de la oposición política, se agudizara más la debilidad institucional del Estado Mexicano. El 2020 se torna complicado.

El 2020 define en gran medida la continuidad del Proyecto de López Obrador, mediante el proceso electoral intermedio 2021 y la sucesión presidencial y de gubernaturas, como Veracruz.

La política social federal es una base estratégica para la estructura electoral de López obrador. MORENA no tiene un crédito propio, de hecho se está desmembrando y lo único que genera unión es la figura de López Obrador. Por otro lado, los gobernadores de MORENA presentan problemas estructurales de gobernabilidad y control político, los superdelegados con frecuencia son ineficaces y señalados de actos de corrupción por el manejo discrecional en los programas del bienestar, y están en conflicto con los gobernadores.

La política social y los programas del bienestar se identifican con López Obrador, no con los gobernadores, ni con los superdelegados, en este sentido MORENA en los Estados lejos de ser una estructura electoral sólida es producto de un efecto político, se enfrenta al reto de tener su propia estructura electoral. Los gobernadores no cuentan con caudal electoral propio, el problema se agudiza por el deterioro institucional producto de la falta de una política efectiva en materia de seguridad pública y económica que hace inercia en este 2020. Los problemas del 0.02% de crecimiento y de inseguridad se materializan en enconos sociales en los Estados y localidad. Otro problema es la falta de consensos y estrategias de desarrollo económico, social y político, esto hace del 2020 crítico para los gobiernos estatales de MORENA. Podrá tener aun legitimidad y consenso la figura del Presidente, pero no es el caso de gobernadores y alcaldes.

La ventaja de los gobernadores es que tienen oposiciones políticas débiles, porque los actores políticos están desgastados y desunidos, pero si pactan entre ellos el escenario cambia radicalmente. Es sabido por todos que en los gobiernos estatales están presentes alfiles de sus propios adversarios políticos que ocupando puestos estratégicos, ¿acaso jugaran favor del gobernador?

¿Acaso la oposición lanzará sus críticas y acciones ante los desunidos políticos de la Presidencia?, ¿acaso los mexicanos de a pie y el sector productivo resistirá la recisión económica?, ¿los recursos regresados a la federación por subejercicios se emplearán para en evitar recortes a los programas del bienestar?, ¿la política social de López Obrador se constituirá en la estructura electoral MORENA?, ¿Acaso la estructura electoral del bienestar salvará a los gobernadores de MORENA?, ¿usted qué piensa