Política

Imperativo

enero 14, 2020

La detención para enjuiciamiento de Genaro García Luna en Estados Unidos deja pocas dudas de que durante 12 años –por lo menos– el Estado mexicano funcionó como un narcoestado. El presidente Andrés Manuel López Obrador dio a conocer que la transferencia de 2,000 millones de pesos de la Secretaría de Gobernación (Segob) a una cuenta de la familia de Genaro García Luna se realizó durante el sexenio del ex presidente Felipe Calderón.

El Presidente no quiso revelar al secretario de Gobernación que encabezaba la dependencia cuando se hizo la operación, pero expuso que esta transferencia se realizó durante el gobierno calderonista.

Durante el sangriento gobierno de Felipe Calderón hubo cinco secretarios de gobernación: Javier Ramírez Acuña, Juan Camilo Mouriño, Fernando Gómez Mont, Francisco Blake, Alejando Poiré Romero. Sólo Mouriño tenía con el entonces Presidente una relación de tan absoluta confianza como para parecer verosímil la concreción de una operación tan estúpida, como para transferir fondos públicos directamente a una cuenta bancaria familiar de un funcionario público. Camilo Mouriño murió en un insuficientemente explicado accidente aéreo sobre la Ciudad de México, al inicio de noviembre de 2008, luego de escasos nueve meses en el cargo.

Pero al margen de elucubraciones respecto al personaje a cargo de la Segob cuando se hiciera la transferencia a la cuenta familiar del secretario de seguridad pública, es suficientemente claro que el ex presidente Calderón Hinojosa tiene muchísimo que aclarar y sobre lo que entregar cuentas.

La visita del fiscal al país, da margen para no pocas lucubraciones, pero queda claro que Felipe Calderón debe dar cuentas pronto.