Sociedad y Justicia

Nuevo sistema de Salud debe revisar su operación, plantea Iglesia

enero 12, 2020

Orizaba, Ver.- El Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi) debe replantear su esquema de funcionamiento, pues puede volverse inaccesible para las clases vulnerables, "debe entrar en una etapa de revisión y recomposición", manifestó el sacerdote Helkyn Enríquez Báez, vocero de la diócesis de Orizaba.

Señaló que el funcionamiento del Insabi en sus primeras dos semanas ha dejado mucho que desear, lo que pudiera significar una mala organización, "los planes pueden ser muy bonitos en papel, pero creo que está mal aplicado".

"Las instituciones se pueden renovar, reformar, pero la actualización tiene que ser para avanzar, para mejorar; no para ir en retroceso y mucho menos cuando son instituciones que inciden directamente en el bienestar comunitario, como es la salud", expuso.

Al respecto, opinó que esta situación podría poner en riesgo la vida de los pacientes, pero también afectaría a las personas que tienen que endeudarse para tener atención médica particular.

"Se ve afectada la salud y su capacidad económica porque los envuelve en deudas impagables que provocan que pierdan bienes".

Consideró que se deben tomar acciones correctivas a fin de evitar mayores problemas a los usuarios, "debe haber una revisión para qué, cómo se hace en otras instancias, se tenga una opción preferencial, por los que menos tienen, pero real y no solamente como un discurso demagógico, sino una verdadera opción y preocupación por los que menos tienen y que se manifieste en la búsqueda de un sector saludable".

Refirió que los más afectados en cuanto al acceso a servicios de salud son las personas con mayor vulnerabilidad económica, "el papa Francisco habla de evitar la cultura del descarte, pero tal parece que, para algunos, en nuestro país, los hermanos vulnerables parecían descartados, desechables, y no debe ser así. Ellos son los que realmente deben preocupar a un gobierno que se dice trabaja por los pobres".

Para concluir, el sacerdote sostuvo que la supuesta renovación no debe ser solo un cambio de nombre, sino que debe mejorar y corregir las fallas, "pero parece que no es así, la gente está advirtiendo una realidad hacia atrás".