Política

Deuda histórica de origen

enero 06, 2020

Reunidos con el Presidente, los pueblos originarios de Veracruz le pidieron ponga fin al rezago crónico que el país tiene con ellos. Desde la discriminación hasta la concentración viciosa de las causas de la pobreza en ellos. Es simple, los pueblos originarios y comunidades indígenas deben tener acceso a la justicia, y urge terminar con el ofensivo atraso al respecto.

La Comisión Estatal de Derechos Humanos ha emitido a los diversos gobiernos 40 recomendaciones al respecto; la última en 2015, donde señala la carencia de peritos traductores en lengua y cultura indígenas, que permitan no sólo el dominio legal del debido proceso y las garantías judiciales en general, sino también hacer efectivo el acceso a la justicia desde la perspectiva de los presuntos o las presuntas responsables, sino particularmente desde la perspectiva de la mayor protección a las víctimas.

Actualizar y modernizar el papel de los intérpretes-traductores de lenguas indígenas en materia legal es sustantivo para dar a conocer cabalmente las nuevas prácticas jurídicas y dotar de herramientas actualizadas a los intérpretes integrantes de los pueblos originarios. De otra forma será difícil garantizar el debido proceso al indiciado, imputado o víctima.

El acceso a la justicia y al pleno ejercicio de todos sus derechos es demanda generalizada de los pueblos indígenas, veracruzanos o no. Para apoyar a este sector de la población en el ejercicio de sus derechos y de acceso a la justicia hay una trama legal institucional diseñada ex profeso, pero que ha tenido éxito limitado en el régimen neoliberal.

Para los pueblos indígenas el acceso a la justicia tiene dos vertientes; la primera consiste en acceder a su propia justicia tradicional, y de esta manera aplicar los modos naturales de resolver sus ofensas legales con actos sociales en sus propios territorios, cumpliendo con el principio del debido proceso y el derecho a la defensa, entre otros. Éstos son tiempos de reajuste de prioridades y compensación por el trato dispensado a los pueblos originales durante el neoliberalismo y desde siglos antes.