Política

FALANGES: De la economía informal a la economía ilegal: el cohecho entre la delincuencia organizada y la autoridad

enero 02, 2020

lmaury_cruz@hotmail.com

El Estado vive de los ingresos propios y de los impuestos que impone, su estabilidad requiere del desarrollo económico. El déficit en la recaudación fiscal, la falta de seguridad social y de trabajo decente son problemas de seguridad de Estado.

De cada 100 pesos que se generan en México, 77 pesos son del trabajo formal y 23 pesos del informal. Los trabajadores formales son el 43% y los informales son el 57% del universo total de empleados, de acuerdo al Instituto Nacional de Geografía y Estadística, esto se articula con la pobreza y el subdesarrollo del país. En este entorno ¿Qué es la economía informal?

La economía informal es con frecuencia una economía ilegal, la cual evidentemente no paga impuestos. Se presenta la venta de mercancía robada, pirata y de contrabando, va desde discos, libros, medicamentos, alimentos, electrodomésticos, ropa, perfumes... hasta venta de maquinaria y automóviles, que en un sentido estricto, y de acuerdo a la realidad, es imposible que no sea delincuencia organizada.

Esto no quiere decir que toda actividad informal sea ilícita. Hay personas con negocios informales debido a lo engorroso y tortuoso que es regularizar una actividad ante las autoridades competentes. ¿Acaso el gobierno no está obligado a tener tramites agiles y accesibles, establecidos en lenguaje ciudadano?, ¿Acaso esta nefasta tramitología no es una fuente de corrupción?

El fayuquero del puesto es un cliché del mercado ilegal, pues sólo es, con frecuencia, un empleado más de un alarga cadena. Cuando la mercancía es robada se presenta el fenómeno de la célula de asaltante, el comprador de mayoreo y la red de distribución, mucha de esta mercancía se vende en el mercado ilegal al menudeo, pero otra se vende a establecimientos formales. Cuando es contrabando supone una red que va desde el contubernio con la autoridad aduanal hasta una red de distribución. Cuando es mercancía pirata la delincuencia organizada va desde la fábrica o taller, hasta la red de distribución. En esta circunstancia se entiende parte del problema de la facturación apócrifa. De esta forma estamos frente actos delictivos, faltas administrativas, delitos fiscales y penales. ¿Qué acaso esto no es del conocimientos de las autoridades fiscales, de seguridad pública y de las fiscalías?, ¿Acaso no es corrupción?

La venta al menudeo de mercancía ilegal en ocasiones es enfrente de los propios edificios de la Secretaria de Hacienda, siempre es en lugares conocidos y públicos. Evidentemente esta economía ilegal no paga impuestos, pero paga sobornos, moches y derecho de piso. Es decir, hay una estructura paralela al Estado, que las autoridades de los tres niveles de gobierno fomentan o al menos permiten.

El consumo al menudeo de mercancía ilegal corresponde a varios factores, uno de ellos es la pobreza, pues con casi 50 millones de pobres en México quienes evidentemente generan la tendencia de comprar lo más accesible a su bolsillo. Sin embargo, miembros de la clase media también consume este tipo de mercancía, y lo hace por la misma razón, son más baratos.

Al proveer la economía informal el 57% del 100% del empleo y 23% de la generación de la riqueza del país, al haber un clima de falta de crecimiento (0.02%), al haber una tortuosas tramitología en las tres instancias de gobierno para el pago de impuestos y la alta de negocios, al no haber una cultura de la legalidad, ni incentivos para el pago de impuestos, se dificulta transitar a esquemas de regularización de las actividades informales.

Hay que recordar que la informalidad laboral genera falta de seguridad social en los empleados. En este terreno la regularización del trabajador y trabajadora doméstica, de suyo justo, es irrelevante en relación al total de trabajadores informales. Es evidente que no hay una política de regularización de la economía formal, ni de generación del trabajo decente, hay sólo ocurrencias.

El mercado ilegal ha generado una clase empresarial alta, que mutó a esquemas sofisticados de lavado de dinero y con ello se torna evidente una delincuencia organizada a gran escala. O ¿usted cree que la venta de mercancía ilegal no tiene todo un sistema de empresas ilegales que la hace un negocio redituable que acapara gran parte del trabajo informal?

El origen del problema no está en el vendedor de puestos de mercancía ilegal, sino en la falta de aplicación del estado de derecho, en el cohecho entre la delincuencia organizada con las autoridades de los tres niveles de gobierno. Esto es un problema grave de corrupción que representa el 23% de la generación de la riqueza del país, que corresponde a esquemas de la economía informal.

Así, la economía informal es una actividad que no genera ingresos públicos, concentra riqueza, no provee trabajo decente, ni seguridad social, fomenta mayor informalidad, ilegalidad y delincuencia o ¿usted qué piensa?...