Política

Tiembla la corrupción ante supervisión de Estados Unidos

diciembre 19, 2019

No hagan olas, diría el difunto cuando quisieron hacerle la necropsia . Así enseñaron el colmillo los explotadores de los trabajadores- COPARMEX- cuando, sin formar parte propiamente del tratado firmado por México con Estados Unidos, los demócratas agregaron a sus ordenamientos jurídicos internos, adicciones tendientes a que, en estricto rigor ,están pugnando porque no se de la competencia desleal , que priva en nuestro país, en relación con los salarios que se perciben en otros países, pues siendo aquí de miseria, allá, es de opulencia o lo justo.

Ha sido práctica reiterada- tiene como treinta años que el salario mínimo, no es auténticamente mínimo sino que podría decirse ridículo- que el emprendedor, el que, supuestamente crea riqueza, vive de la explotación de la mano de obra barata y que además, en los centros comerciales se utilizan a individuos de la tercera edad o bien a jóvenes que hacen un trabajo por el que solo reciben propinas y la autoridad laboral, ayuna, como ha sido siempre ,se hace de la vista gorda pues no hay que incomodar al capital a quienes, además de que pagan pocos impuestos, los que generan, se les devuelve mediante un sistema de compensación universal que beneficia a unos cuantos.

No había pasado el sepelio, cuando se dejó sentir el lloriqueo de manera tal que sorprendió sobre manera, porque apenas , días anteriores, con bombo y platillo se celebraba el tratado entre México-Estados Unidos y Canadá- echándose las campanas a vuelo, pero, oh, asombro, aparece con letras claras que el vecino del norte quiere garantizar que se cumpla con la ley laboral no solo en la forma sino en el fondo, que exista libertad sindical y que la mejoría económica se sienta en los bolsillos de los trabajadores para atajar la amenaza de la constante inmigración, a lo que se interpretó como una intromisión en nuestra "soberanía".

La actitud de los demócratas es natural su desconfianza hacia el gobierno actual, tomando en cuenta ,como ha sido en el pasado, en que ha permeado la corrupción e impunidad, pues no es casual que los ministros, jueces y magistrados, - en todas las esferas- acusan incapacidad jurídica, nepotismo y todo género de corrupción, y no existe confianza en la justicia pronta, completa e imparcial que postula el artículo 17 constitucional, cuando han sido las instancias internacionales las que han protegido los derechos humanos al negarse en su país, y los ejemplos cunden y solo por mencionar unos: Radilla, Algodoneros ,Lydia Cacho, Aristegui , etcétera, cuyo ridículo es elocuente.

Para no ir muy lejos, no tenemos capacidad ni siquiera para juzgar aquí a los delincuentes y tan es así, que el Chapo Guzmán,- en dos ocasiones se fugó de la prisión- y ,de manera irresponsable y antijurídica, se le extraditó al país vecino para que sus bienes y los involucrados en los crímenes y contrabando de drogas, purgara allá su condena y diera margen a señalar con quienes, de los gobiernos de Fox, Calderón y Peña Nieto, apoyaron para acumular la descomunal riqueza que aportan las drogas y las armas, es decir, las grandes fortunas malhabidas en nuestro territorio gozan de buena salud en aquel territorio y aquí no se sabe nada, porque siguen siendo honorables.

La punta de la madeja se está viendo ahora, y se verá más, no hay duda , con el caso de García Luna que se encuentra detenido y será juzgado en una corte de Nueva York, la misma que condenó al Chapa a cadena perpetua, quedándole a nuestro país la oportunidad de descubrir a quienes contribuyeron en la guerra contra el narcotráfico promovida por Felipe Calderón, que llevó al país a una crisis de criminalidad que no es fácil de extirpar, pero se logrará si se va al fondo del problema donde estarán inmiscuidos cientos de periodistas, empresarios, políticos y toda una runfla o cauda de bandidos , pero todo dependerá si las fiscalías o el fiscal general no forma parte de lo mismo.

limacobos@hotmail.com.

Twitter:@limacobos1