Política

Gobierno se deslinda de los Tiburones Rojos, pero condonaría renta del estadio a inversionistas

diciembre 12, 2019

El gobernador, Cuitláhuac García Jiménez, afirmó que el gobierno del estado no adquirirá el club Tiburones Rojos de Veracruz, "daremos el estadio y gratis, con tal de que un empresario mantenga el equipo; ya hay interesados".

Sin embargo, García Jiménez apuntó que si el club regresa con el mismo nombre, Tiburones Rojos de Veracruz, nuevamente el equipo estará en zona de descenso.

"Deben comprar la franquicia y una vez que la compren, ofrezco el estadio para que tengan mayor facilidad y fluidez", afirmó el gobernador, con la intención de animar a los empresarios a que adquieran el equipo.

Sin embargo, destacó que Fidel Kuri Grajales, actual dueño del equipo, está peleando el club por la determinación de la Federación Mexicana de Fútbol (FMF), la cual declaró libres a los jugadores, por lo que estimó que el caso se pueda ir a litigio.

"Fue una inversión para el dueño del equipo, decir ‘yo compré a este jugador y ahora dices que es libre, ¿quién me va a pagar lo que yo pague por él?’, ese problema lo tienen que resolver, yo creo que él va a pelear", afirmó Cuitláhuac.

Recordó que la FMF también resolvió que el próximo torneo no haya descenso ante la desafiliación de los Tiburones y se continúe jugando con los equipos que están en la liga y se reacomode el calendario futbolero.

"Pero después, cuando reactiven el descenso, van a tener que meter a un grupo, ahí va estar la cuestión de la Federación, de cómo lo va a manejar, porque también puede llegar la oferta de un empresario y que diga que lo mantengamos".

No obstante, el empresario necesita el recurso necesario para apostarle al club y aún comprando esa franquicia, dijo el gobernador, si el equipo juega como Tiburones Rojos de Veracruz, se le reactiva el descenso y será el equipo próximo a descender en el siguiente torneo.

"Tendrían que hacer un súper equipo, entonces, ¿qué empresario va a querer el equipo si está próximo a descender? Tiene que hacer una inversión muy fuerte para tener nuevos jugadores".

Cuestionado sobre si el gobierno de Veracruz adquirirá el club, Cuitláhuac García afirmó que no aportarán nada de dinero, "podemos dar sólo el estadio, económicamente no. El estadio está y ya lo dije, gratis, no van a pagar renta".

Afirmó que esto es con la intención de que el empresario mantenga el equipo en primera división, "ya hay empresarios interesados, no con el nombre de Tiburones Rojos de Veracruz".

En ese sentido, el Ejecutivo estatal señaló que el estado sólo perdería la derrama económica de cada encuentro del club, "hay que esperar a ver que sucede, la Federación va marcando el caso".

El club deportivo Tiburones Rojos de Veracruz en los torneos de apertura y clausura 2018 y 2019, rompió el récord mexicano con 41 partidos sin conocer la victoria y ocupa el segundo sitio a nivel mundial en derrotas.

El 4 de diciembre pasado, la Asamblea General Extraordinaria de la FMF acordó por unanimidad revocar el Certificado de Afiliación y en consecuencia, desafiliar a todas las categorías en la que forma parte Tiburones Rojos de Veracruz y/o Club Veracruz, asi como a Fidel Kuri Grajales.

El 5 de diciembre pasado, la cadena ESPN reveló que en 2015, la empresa Santy Desarrolladora y Acabados S.A de C.V pagaba 75 por ciento de la nómina de los jugadores del club Tiburones Rojos de Veracruz, el resto era pagado por Promotora Deportiva Valle de Orizaba A.C, JDRP Logistics S.A de C.V y Constructora Kamik S.A de C.V.

Sin embargo, la sociedad anónima, según reportó la cadena ESPN, es una de las empresas señaladas como fantasma durante la administración del priísta Javier Duarte de Ochoa, sentenciado por asociación delictuosa en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México.

El martes pasado, personal de la Junta de a Conciliación y Arbitraje del gobierno estatal, notificó a la directiva de los Tiburones Rojos un embargo de 10 millones de pesos por concepto de laudos laborales a 12 ex trabajadores del club que nunca fueron registrados ante la FMF y que recibían su sueldo "por fuera", mismos que fueron despedidos en 2011. En caso de que el club no pague, podrían ser confiscados vehículos oficiales, cuentas bancarias y se podrían girar órdenes de aprehensión.