Sociedad y Justicia

Da conocer rectora el protocolo para atender violencia de género en la UV

diciembre 10, 2019

La rectora de la Universidad Veracruzana (UV), Sara Ladrón de Guevara González, presentó el Protocolo para Atender la Violencia de Género en la casa de estudios, a través de su cuenta de Twitter.

El documento que consta de tres apartados, tiene como objetivo "informar y orientar sobre las vías que puede seguir cualquier integrante de la comunidad universitaria para identificar una situación de violencia de género, conocer ante quién debe acudir y los procedimientos establecidos para atenderla".

También busca sentar bases de actuación para la autoridad o funcionario universitario a quien corresponda conocer y atender casos de violencia de género, con la finalidad de que "puedan actuar de manera diligente, evitar prácticas fuera de la norma, incorporar la perspectiva de género y garantizar los derechos de las partes".

Dentro del protocolo, "la violencia de género se considera como una conducta que constituyen actos inmorales y/o faltas al respeto que se deben entre sí los miembros de la comunidad universitaria, y se considerará como una falta de probidad para las personas trabajadoras".

Entre los actos inmorales y/o faltas de respeto que son materia del protocolo, se enlistaron:

Número uno. Toda distinción, exclusión o restricción basada en el sexo que tenga por objeto o por resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio por la mujer, independientemente de su estado civil, sobre la base de la igualdad del hombre y la mujer, de los derechos humanos y las libertades fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural y civil o en cualquier otra esfera.

Número dos. Toda aquella exclusión basada en el género, orientación, expresión o identidad sexual de las personas, que cause una restricción o anulación del pleno goce de sus derechos.

Número tres. Comportamiento de carácter sexual, no deseado y ofensivo para quien lo recibe, que puede implicar: contacto físico e insinuaciones, observaciones de tipo sexual, exhibición de pornografía, exigencias sexuales realizadas de forma verbal o de hecho, que afecten la salud y su seguridad.

Número cuatro. Comportamiento ofensivo que se desarrolla en el ejercicio del poder en una relación de subordinación expresada a través de conductas verbales, no verbales y físicas, relacionadas con la sexualidad, de connotación lasciva y que niega a las personas la dignidad, el respeto y la igualdad de trato a la que tienen derecho.

Entre las medidas de protección que debe brindar la autoridad o funcionario universitario a la parte agraviada, se encuentran:

Uno. Evitar que la parte señalada establezca comunicación directa con la intención de lesionar la integridad.

Dos. Evitar la descalificación de la víctima o parte quejosa.

Tres Evitar conductas de intimidación o molestia a la víctima o parte quejosa.

Cuatro. Evitar represalias por haber presentado la solicitud de medidas de protección, la queja o por la resolución de un procedimiento.

Cinco. Gestionar ante quien corresponda el cambio de sección.

Seis. Garantizar que no habrá afectación alguna a sus derechos universitarios, por haber presentado la solicitud de medidas de protección, una queja o por la resolución de un procedimiento.

Seis. En cada caso, la autoridad o funcionario correspondiente podrá dictar aquellas medidas de protección que busquen evitar un daño mayor y que sean pertinentes y proporcionales a la posible afectación.

El protocolo está disponible en la página web https://www.uv.mx/noticias/files/2019/12/Protocolo-para-Atender-la-Violencia-de-Genero-en-la-UV.pdf, y contempla los elementos para solicitar medidas de protección, a quién debe presentarse la queja, requisitos para integración de la queja, criterio para evaluar el caso, así como las acciones de atención inmediata.

El Protocolo para Atender la Violencia de Género para la Universidad Veracruzana, se publica luego de que dos estudiantes víctimas de hostigamiento sexual por un maestro de los talleres libres de la Universidad Veracruzana interpusieron dos amparos en contra de la casa de estudios, por fallas en la normatividad existente para sancionar y dar justicia a las estudiantes.

En noviembre, ya en vísperas de la presentación del Protocolo por parte de la UV, Adriana Fuentes, de la organización Equifonía y quien acompaña el caso de las estudiantes, dijo que buscarán analizar el contenido del documento, para ver si "contiene las voces de estudiantes víctimas de hostigamiento; la fuerza legal correspondiente que dé cuenta de un procedimiento interno, seguro y rápido; mecanismos que garanticen una atención integral a las víctimas; y contar con asesoría y orientación jurídica especializada".