Política

El discurso oculto

noviembre 30, 2019

En efecto, en México existe una polarización que va mucho más allá de las distintas concepciones y visiones de la clase política, pues si bien la fachada es la disputa entre el proyecto neoliberal de derecha del PRI-PAN y la administración de izquierda del presidente López Obrador como excluyentes formas de gobierno, en realidad en ella pesan más los cuantiosos intereses económicos que se vieron afectados tras los resultados electorales de julio del año pasado.

Aquella verdadera alternancia presidencial que se dio el año anterior trajo consigo también la radicalización de la oposición al gobierno morenista, que organiza para mañana una "masiva" marcha antiAMLO.

Al margen de lo que ocurra en cuanto a su capacidad de convocatoria, será una gran oportunidad para apreciar cómo se romperá en definitiva la frontera entre el discurso oculto y el discurso público de la oposición política y económica que sigue viendo al lopezobradorismo como un peligro para México. Será también la primera declaración pública en la que se aprecien con claridad las relaciones de poder de una manera totalmente transparente y permitirá valorar su real impacto político en el ánimo colectivo.

A partir de mañana, la lucha política ya no se dará en terrenos ambiguos –al margen de la exigencia natural de toda la sociedad por que se acabe con la inseguridad y se dinamice la economía– sino que se hará de manera frontal, fuera de los recintos legislativos, las dependencias públicas, los medios ideologizados y los discursos partidistas que esperan obtener un triunfo político inicial, claro está, siempre y cuando lleguen a juntarse los 100 mil asistentes esperados en la CDMX.

Para darse una idea de los resortes ocultos que animan las marchas y mítines paralelos al evento oficial que celebra el primer año de gobierno de López Obrador, es pertinente observar quiénes son sus organizadores. De la mano y encabezados por el colectivo Chalecos México (un remedo de los Chalecos Amarillos franceses que han negado cualquier relación) está siendo apoyada por líderes panistas, priístas y perredistas. Particularmente es notable la participación del Partido Acción Nacional que podría formar un frente común con México Libre, el proyecto familiar de partido de Felipe Calderón.

También estarán Causa en Común, de María Elena Morera, y Futuro 21, la asociación que sustituirá al PRD, además personalidades de origen priísta como Beatriz Pagés. Claro está que todos sin excepción negarán el patrocinio de algún partido o grupo político-empresarial. Sin embargo, los Chalecos México capitaneados por Alejandra Morán han estado detrás de otras marchas a favor del aeropuerto de Texcoco y en contra del gobierno de la 4T como la del 11 de noviembre de 2018, después de que se dieran a conocer los resultados de la consulta a favor de la construcción del Nuevo Aeropuerto en Santa Lucía.

Autoasumidos como marcha fifi, ahí se pudieron ver rasgos de intolerancia extrema, plagados de insultos clasistas y desprecio a los "chairos" y a los "inmigrantes indeseables". Completarán el contingente, entre otros, integrantes de la familia LeBarón –de clara orientación política derechista– a quienes recientemente les asesinaron a mujeres y niños y que luego desataron una gran polémica al pedir, en su calidad de ciudadanos estadunidenses-mexicanos, ayuda al gobierno norteamericano para que mande apoyo y fuerzas armadas para luchar contra los cárteles locales. Luego de mañana ya no habrá más máscaras.