Sociedad y Justicia

Igualdad sustantiva y gobernabilidad: crónica de vejaciones anunciadas

noviembre 29, 2019

La igualdad sustantiva remite al trato digno e igualitario y no discriminatorio, con fundamento legal de los artículos: 1º, 4º y 133 del Código Patrio. Es un derecho humano y una obligación de Estado garantizarla. La gobernabilidad es el resultado de las políticas públicas implementadas por los gobernantes, garantizando la progresión objetiva de los derechos humanos de todos los integrantes del Estado; si no ocurre y hay conatos recurrentes de violencia social, es ingobernabilidad.

Resultan oprobiosos los actos que denigran o trasgreden la integridad de las personas independientemente de su condición de género. Son inadmisibles los delitos de odio por motivo de género, los homicidios dolosos… La recurrente permisibilidad, inacción e impericia gubernamental ante la violación del estado de derecho y la violación de derechos humanos, esto es un factor de ingobernabilidad.

Las imprecisiones al confundir género en el sentido constitucional, con teorías de género y esto con un tipo de feminismo; privilegios con circunstancias: discriminación con preferencias; violencia con vejaciones; feminismo con hembrismo; patriarcado con machismos y estos con discriminación, vejaciones, violación, feminicidio. Engendran discursos con generalizaciones incorrectas, praxis y exclusiones discriminatorias erradas tanto en el orden público, social e individual, que alienta la polarización, los discursos y actos de odio.

En una sociedad como la mexicana y veracruzana con: 1) Altos índices delictivos como: cobro de piso, lesiones, robos, homicidios, feminicidios, secuestro, violencia de género, revictimización; 2) Un Estado con graves problemas de violación de derechos humanos, corrupción en la procuración e impartición de justicia con jueces y magistrados sin carrera judicial, notorio fracaso de la estrategia de seguridad pública pues este es el año más sangriento en los últimos 10 años, una ausente política de género efectiva, el fracaso rotundo de los institutos de la mujer, pues hay más violencia contra las mujeres y feminicidios, la inoperancia en términos generales de las unidades de género, la frecuente impunidad ante casos de acoso sexual y laboral al interior de instituciones públicas, la permisibilidad ante las violaciones del estado derecho; 3) Una economía en recesión y más de 50 millones de pobres; 4) La falta de consensos políticos y grupos políticos en franco encono con los gobiernos Federal y locales de MORENA, 5) Los gobiernos no saben cómo actuar ante los movimientos sociales, se repliega en declaraciones irresponsables: "No somos represores"; y no hay efectividad en las políticas públicas; dado esto entonces, es predecible que la ingobernabilidad aumentará y los enconos sociales contra los gobiernos y entre la propia sociedad se intensificarán. Es un punto de efervescencia de la ingobernabilidad y de la violencia social.

Estas son circunstancias de las manifestaciones pacíficas como vandálicas de normalistas, feministas… De esta forma la intolerancia, las radicalizaciones, los enconos sociales así como la pérdida acelerada de la poca civilidad está en constante incremento.

Se prevé que para el 2020, año electoral de facto, se agudizarán las actuales circunstancias, los grupos políticos y de interés opuestos a los gobiernos federal y locales tanto internos como externos, así como los grupos de la delincuencia organizada incentivarán los enconos entre el Estado, los movimientos sociales y la sociedad, aparecerán discursos y acciones de odio más radicales. Es factible que para generar más ingobernabilidad habrá ejecución de más delitos dolosos graves en contra de miembros de estos movimientos sociales, esto se agravará por la condición económica y de inseguridad pública. Estamos en la antesala del agravar los problemas sociales, la inseguridad, la recesión económica y la pérdida de civilidad.

Por otro lado, el respaldo social que se desprender de los programas sociales federales, que son justos pero que presentarán problemas de fondeo, están en vueltos en la corrupción. Hay superdelegados que están siendo investigados por la Unidad de Inteligencia Financiera.

Los movimientos sociales, cuyas demandas son justas, al emplear causes inapropiados, aun siendo ignorados por los gobiernos, están perdiendo progresivamente su legitimidad social. Pero se generarán polarización social y mayor intolerancia. Su enfado generará más ceguera e intolerancia, los hace presa fácil de grupos de interés y podes fácticos legales e ilegales, son el medio gratuito para generar más inestabilidad rumbo al proceso electoral de 2021 que inicia de facto en 2020. ¿En los movimientos hay funcionarios y servidores públicos? Hay una creciente disidencia al interior de los gobiernos. Los gobiernos tienen enemigos dentro y fuera, no sabe cómo actuar. La impericia gubernamental generará más estragos. Estamos frente a una cortina de humo que encubre intereses reales de tiros y troyanos.

No se trata de negar el derecho de expresión, la legitimidad de las demandas sociales, ni de censurar la protesta social, ni de justificar actos vandálicos, daños en propiedad privada y pública, lesiones de hombres y mujeres tanto civiles como policías; ni de minimizar la impericia política y administrativa ni las violaciones a derechos humanos por parte de los gobernantes y servidores públicos. El punto es que el gobierno garantice, la sociedad demande y ejerza sus derechos a condiciones objetivas para la progresión de la dignidad y calidad de vida en términos de igualdad sustantiva desprendida de políticas públicas trasparentes y eficientes.

¿Acaso la hoguera de los enconos arde, habrá más leña gratuita, los interés reales se divierten a expensas de la intolerancia y ceguera de la carne de cañón gratuita?, ¿usted qué piensa?...

lmaury_cruz@otmail.com