Política

POR AMOR AL ARTE: El séptimo arte.

noviembre 11, 2019

El director ha conseguido un guión que dejará sin aliento a la audiencia.

La idea no puede considerarse original, pero si es interesante.

Los productores consideran nombrar a la película "Golpe de Estado" donde un presidente de algún País exprese a la nación en sus mensajes de redes sociales, descartar que haya condiciones para que exista un golpe de Estado en ese país, la idea es que se propicie del "imprudente" discurso de un general de bajo rango ofrecido en las instalaciones de la Secretaría de la Defensa Nacional del ficticio país; en ese discurso se cuestionará las decisiones estratégicas del ejecutivo para operativos contra la delincuencia organizada y también se tocará el tema de una polarización de la sociedad.

La película buscará hacer un símil del presidente con un apóstol de la democracia -Francisco I. Madero-, y comparar a sus "detractores políticos" como "los conservadores".

El director y los productores no coinciden en establecer la parte medular del largometraje, por un lado consideran que después de quedar en evidencia la falta de estrategia en la captura de un capo del crimen organizado, el protagonista debe colocarse como un futuro mártir a la vista de sus simpatizantes; otra versión taquillera sería compactarse políticamente para lograr mayor empatía social al establecer el protagonista de la historia que cuenta con el respaldo de una mayoría libre y consciente, justa y amante de la legalidad y de la paz; esto podría captar a la audiencia permitiéndoles ver que el protagonista busca una permanencia más allá de las instituciones y de la legalidad.

El director pensando en el arte considera que el protagonista se pronuncie en el sentido de que la mayoría lo respalda y no permitiría un golpe de estado, entonces debe haber un pronunciamiento de que los soldados del ejercito se sientan agraviados en la administración para que tuviera mayor impacto.

Los productores pensando más en el dinero por ganar con la película quieren enfatizar sobre la sociedad polarizada, quizás una ideología dominante aunque no mayoritaria, donde se sustente en corrientes de izquierda que durante años acumularon un gran resentimiento chocando con los valores con los que fueron formadas las fuerzas armadas.

El director buscando un premio de la Academia considera que el final de la película debería ser encaminado a la estrategia de perpetuar el poder, ya sea que el mismo pueblo solicite la reelección del presidente o bien que prepare el camino para dejar a su esposa gobernar, por lo cual le propone a los productores escenas rojas llenas de violencia y donde impere la ineptitud del gobierno en materia económica y de seguridad, propone que el golpe no sea de estado, sino de timón por parte de los ciudadanos; propone que se incluyan "cajas chinas" que le den otros matices de intriga y suspenso.

Los inversionistas consideran que la película sea estilo Walt Disney, donde el protagonista -El presidente-, este desconectado de la realidad, que no lea, no escuche, no convoque, no concilie y genere la división de los mexicanos, perdón, de los ciudadanos de ese país que solo existe en el mundo de fantasía.

Al final los productores despiden al director, contratan uno por la mitad de precio y llaman a la película: "Las ranas pidiendo Rey" en alusión a Esopo, siendo un total fracaso ya que ni sus familias fueron a verla.

Hagamos juntos una verdadera transformación.

lic_jcor@hotmail.com

https://observatorionacionalmex.com