Municipios

Violencia, por erróneas estrategias del gobierno federal: Académico

noviembre 05, 2019

Orizaba, Ver.- La ola de violencia más intensa que tiene en país en los últimos seis años, es detonada por dos factores: una fallida estrategia de seguridad y el plan erróneo de regalar dinero a jóvenes para inhibirlos a ir a la delincuencia, sostuvo el académico e historiador Agustín García Márquez, quien cuestionó la política asistencialistas del gobierno.

Explicó que uno de los factores que influye en el crecimiento de la violencia e inseguridad es la fallida política pública en materia de seguridad. "La estrategia de gobierno es errónea. No es con repartir dinero a los grupos vulnerables como vamos a disminuir la violencia. No es que como son pobres, podamos resolverlo de esta forma. Así no funciona el mundo. Lo que pasa es que no tiene sentido su vida y viven alocadamente con una serie de emociones que una persona normal y común no tiene".

Consideró que la inseguridad no es algo que el gobierno va a resolver solo, pues es un tema muy complejo. En este sentido, admitió que es correcta la estrategia nacional de seguridad de atacar económicamente las bases del crimen organizado, las armas, las casas, los vehículos y reducir su capacidad de maniobra.

No obstante, reiteró que la manera en que lo están implementando no es la ideal, porque no tienen claro las dinámicas sociales y culturales que existen en un nivel social y en el nivel de organización del propio crimen organizado.

Sobre becas a los jóvenes, sostuvo que esto tampoco es la solución, pues toman el dinero y hasta armas pueden comprar.

"Me parece que no hay claridad del gobierno respecto a lo que está haciendo, hay un diagnóstico totalmente erróneo de por qué la gente se involucra en la delincuencia común, como en la organizada. Por lo tanto aunque el diagnóstico en el nivel macro pudiera ser correcto, en el nivel micro, de individuos, de grupos, de comunidades de 800 a mil 200 personas, la mayoría ve legítimo robarle en la carretera, un coche a alguien, o ir a dispararle a alguien o secuestrarlo. Todos ellos no tienen problemas morales, ni culturales ni nada".

Al respecto, criticó la incapacidad del gobierno para escuchar a otros, pues este fenómeno ha sido estudiado por académicos en Veracruz, "a los académicos nos ven como problema, como alguien más que hay que enfrentar".

Añadió que si se quiere resolver el problema de la inseguridad en el país el primer paso es escuchar a otras personas, pero no pueden aceptar que alguien además de ellos pudiera tener una idea, "la única fuente de pensamiento es López Obrador y los que le aplauden".

Refirió que por eso la gente, especialmente de comunidades rurales o indígenas, toman justicia por mano propia, a lo que se suma lo que en la historia se conoce como "bandidaje social", que son grupos que intentan conservar su forma de vida, la cual ya no se puede sustentar económicamente, entonces se ponen fuera de la ley. "Retoman ‘valores’ como el machismo, cultos populares (como el santo niño huachicolero), como ha sucedido en la zona centro en Soledad Atzompa, Acultzingo, Xoxocotla, Maltrata y Aquila".

Explicó que por este fenómeno ya no son individuos ladrones, sino comunidades que cierran los caminos, controlan el ayuntamiento.

"Una de las instituciones más fuertes de la zona rural, el machismo, está siendo amenazado por el empoderamiento de las mujeres. Son dos trenes chocando y la actitud es de rechazo".

Para finalizar, manifestó que el otro fenómeno es el de los jóvenes que no tienen una vida productiva, "no es que vivan mal, sino que no tiene un sentido su vida, el gobierno, estatal o federal, asume que si les da una beca se van a volver personas productivas. Pero no es una cuestión de dinero, es una cuestión de un estilo de vida en donde el significado de trascendente no lo tienen claro".