Municipios

Autoridades y población, en alerta ante repunte de secuestros en Ixtaczoquitlán

noviembre 04, 2019

Ixtaczoquitlán, Ver.- 30 días bastaron para que este municipio se convirtiera en un foco rojo en la radiografía de desapariciones forzadas.

En ese breve lapso, 10 personas han sido víctimas de este delito, sin que hasta el momento se conozca su suerte y mucho menos de los responsables; el ayuntamiento, mediante un comunicado, ofreció aportar datos para uno de los casos, pero se deslindó de las mismas indagatorias.

El primer caso de desaparición en esta ciudad ocurrió el pasado 8 de octubre, es decir, hace casi un mes.

Los afectados en este momento fueron: Ciro Álvarez Cantor, de la comunidad de Ixcatla, de 29 años; y Martín Flores Medina, de 31 años, y José Armando Alvarado, de 31 años, ambos de la localidad de Ocotitlán, todos ellos del municipio de Ixhuatlán del Café, lugar ubicado a más de 30 kilómetros del lugar de los hechos.

En este caso, las tres víctimas que laboraban en este municipio fueron levantadas por personas hasta el momento desconocidas. De hecho, los familiares aportaron sus datos a la Comisión Estatal de Búsqueda, en donde hasta el momento se desconoce el estado en el que se encuentre este caso.

Los tres jóvenes viajaron a este municipio, a bordo de una camioneta tipo Durango, la cual, al igual que ellos, se encuentra en calidad de desaparecida y hasta el momento se continúan las investigaciones correspondientes.

Pero sin duda, la desaparición, hace nueve días de siete personas, no tiene antecedentes recientes.

Los hechos ocurrieron el domingo 27 de octubre, cuando cuatro de los desaparecidos fueron liberados por sus tres familiares, tras estar detenidos en las instalaciones de la Policía Municipal.

Cabe destacar que los únicos datos oficiales que se tienen, indican que las víctimas salieron del edificio para ser interceptados por sujetos desconocidos, quienes se los llevaron a un lugar sin identificar.

Zona centro retrocede en materia de seguridad

El analista político Juan Hernández Mercado dio a conocer que la región de Orizaba, en lugar de avanzar en el tema de la seguridad, se retrocede, lo que hace urgente el replantear las estrategias.

Puntualizó que existe un conjunto de factores implicados en la problemática de la inseguridad regional, desde la pérdida de valores de la sociedad, hasta la posible corrupción entre autoridades que solapan y toleran la impunidad.

Afirmó que mientras en otros lugares se tiene una percepción ciudadana mayor, en la zona no es el caso, por el contrario, en vez de avanzar, se siente un retroceso.

"Porque las personas no denuncian por algo que es muy obvio, porque no sirve de nada, ni siquiera se va a detener al delincuente, o si lo detienen saldrá al poco tiempo y a veces apenas denuncia alguien y la otra parte ya lo sabe, entonces, para evitar ponerse en riesgo, mejor la gente se queda callada".