Política

Criminal rapiña en los ayuntamientos del país

noviembre 01, 2019

Los municipios en cada entidad federativa, que nacieron con el ideal de que fuera la base de la división territorial y que su organización política y administrativa se manejara con absoluta libertad , han venido al traste ante el empoderamiento de la corrupción e impunidad ,- lastre en que está inmersa la nación y que no es tarea fácil de extirpar- , pues acostumbrada la minoría rapaz a la abundancia y opulencia, en detrimento de la mayorías empobrecidas, su resistencia será brutal ante el cambio.

Ahí se oye un voz, del general Carlos Gaytán Ochoa, que en un desayuno de militares afirmó que la sociedad mexicana está " polarizada políticamente porque la ideología dominante, que no es mayoritaria" supuestamente esta basada en una corriente "pretendidamente de izquierda" y acusa resentimiento, sin embargo, nada dice del talón de Aquiles que existe en México que es la corrupción e impunidad en todos los niveles, por la que no manifiesta inconformidad y menos que le cause ofensa, pues sólo tiende a magnificar lo que es razón de lo mismo que cuestiona.

Es un hecho notorio y condenado por todos el grado de corrupción e impunidad que lubricó durante tantos años el sistema político nacional, –que el general Gaytán no ha visto y que muchos soldados han desertado para ponerse al servicio de la delincuencia organizada– por lo mismo, estamos en los primeros lugares del mundo y se evidencia en cada acto que sale a la luz, por ejemplo, los ayuntamientos del país que han saqueado sus tesorerías de manera infame sin que se sepa de alguno de ellos que haya sido castigado con severidad, pues además de imponerse sueldos criminales, medran en cada uno de sus actos, porque disponen de los descuentos fiscales a sus empleados e invierten en obras fantasmas.

Al manejar libremente su hacienda y al aprobar sus presupuestos de egresos que tiene que ser en base a sus ingresos disponibles, incumplen, permanente con los tabuladores desglosados de las remuneraciones que perciben los servidores públicos, y actúan como auténticos gandallas e inobservan lo que dispone el artículo 127 constitucional, que precisa que nadie puede ganar más que el Presidente de la República, pues acostumbrados al despilfarro, hacen los trastupijes de tal magnitud, que nadie le observa ni existen consecuencias.

En resumidas cuentas, ante la austeridad económica que hoy se postula y se exige, y ante el cinismo extremo de suyo elocuente, ahora quieren que el gobierno federal les aumente recursos para medra , como lo han hecho, con los recursos públicos que es para todos y no para los que ocupan cargos de administración.

Si el propósito es acabar con la miasma que existe en el país,- que tanto daña- solo existe un camino que es enfrentarla con todo rigor y si bien ya existen las leyes que condenan la corrupción y que se ha aumentado el número de delitos graves, se hace tarde para ponerla en práctica y que sirva de ejemplo para las nuevas generaciones.

Ahora bien, el pretendido afán de los alcaldes o gobernadores de coaligarse para presionar al gobierno federal y que les entregue mayores recursos, lo primero que deben de hacer es limpiar sus arcas y acreditar la necesidad que se tiene, de lo contrario, es claro chantaje y vulgar agandalle.

limacobos@hotmail.com

Twitter:@limacobos1