Política

Con operativo de captura de Ovidio Guzmán tendieron trampa para "castigar" al gobierno federal; "violencia es la respuesta de los débiles": Ackerman

octubre 24, 2019

Boca del Río, Ver.- El investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, John Ackerman, consideró que le tendieron una trampa al gobierno federal con el operativo que se implementó para capturar a Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín Guzmán Loera El Chapo, en el estado de Sinaloa.

Entrevistado al asistir al II Congreso de Estudios de Movimientos Sociales, cuyos trabajos iniciaron este miércoles en la USBI Veracuz, el doctor en Sociología Política declaró que la trampa se le tendió al gobierno federal por la defensa de la soberanía y la independencia del país.

Incluso, el catedrático comentó que se celebró una reunión entre el gobernador de Sinaloa y miembros de la Agencia Antidrogas de los Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés).

"Yo veo que le acaban de tender una trampa al gobierno federal, una especie de castigo por, justamente, la defensa de la soberanía y la independencia; en el pasado el gobierno estatal y Washington eran los que más manejaban esto, incluso ese era el plan; hace unas semanas hubo una reunión directa entre la DEA y el gobernador de Sinaloa y aquí las fuerzas federales vinieron a interrumpir, romper, con algunos pactos que podrían haber gestionado ahí", expresó.

Según Ackerman, hubo fotos y videos falsos que se difundieron en las redes sociales sobre lo ocurrido en Culiacán, Sinaloa, la semana pasada con la detención de Ovidio Guzmán, lo cual insistió que formó parte de un "plan" para enviar un mensaje de castigo al gobierno federal "por la osadía de intentar capturar al hijo de El Chapo, sin hacerlo sin informar a los que antes eran los jefes, los gobernadores caciques y Washington".

Ackerman Rose opinó que Andrés Manuel López Obrador no respondió con violencia a la respuesta del Cartel de Sinaloa tras la captura de Ovidio Guzmán, como posiblemente lo hubieran hecho otros presidentes de la República, ya que argumentó que la violencia es "la respuesta de los débiles".

Por último, el investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM negó que la entrega de Ovidio Guzmán al Cartel de Sinaloa represente una sumisión del gobierno federal a la delincuencia organizada.

Pudo ser sabotaje desde la Guardia Nacional

Alejandro Solalinde afirmó que alguien pudo operar en contra del Presidente, Andrés Manuel López Obrador, para que fracasara el operativo realizado en Culiacán para aprehender al hijo de El Chapo Guzmán. "Yo soy muy minucioso, yo ahí veo mano negra de la CIA, claro y de la DEA, Estados Unidos no puede estar conforme y contento con el cambio que estamos teniendo en México, entonces va a poner traspiés", explicó.

Solalinde indicó que la Policía Federal, nunca ha sido –para él– una institución confiable, que se ha visto involucrada en narcotráfico y tráfico de migrantes, y el hecho de que muchos de sus elementos forman la Guardia Nacional debería ser motivo para investigar su participación en el operativo fallido.

"Se va a investigar quién de la Guardia Nacional precipitó esto, porque no tenía la legalidad y el Presidente no da un paso si no es con derecho (...) ese operativo fallido yo pienso que está en la Guardia Nacional", aseguró.

Afirmó que el gobierno debió haber generado una estrategia más adecuada para realizar esta captura sin que se pusiera en riesgo a la ciudadanía, por lo que la decisión de liberar a Guzmán, fue la más acertada para evitar daños colaterales mucho mayores y lamentables. Consideró "prudente" la decisión de poner en libertad a Guzmán para proteger a la población. "Ya vimos primero la magnitud que enseñaron los narcos, pero también la prudencia de la respuesta del Presidente, la falta de planeación", dijo.

Lo anterior durante una entrevista realizada a su llegada al aeropuerto internacional, Heriberto Jara Corona en el puerto de Veracruz.