Sociedad y Justicia

En aumento, hipersexualidad en los menores de edad: magistrada

octubre 21, 2019

La hipersexualidad en los menores de edad ha aumentado a consecuencia de que los padres y madres los obligan a vestirse, a actuar y tener gustos de adultos, lo que afecta el desarrollo cronológico de niños y niñas, porque lo hacen pasar de la edad de bebé a etapa adulta, según lo considera la magistrada del Poder Judicial de Veracruz, Gladys de Lourdes Pérez Maldonado.

Al participar en el Congreso Internacional sobre Derecho de Familia y Menores organizado por el Poder Judicial y la Universidad de Almería, España, la magistrada opinó que "La hipersexualidad es la tendencia a enfatizar el valor sexual de las personas por encima de cualquier otra cualidad definitoria; esto se ha extendido trágicamente a la infancia, a las niñas y a los niños".

Lamentó que haya padres y madres con interés de que sus hijos e hijas vistan con ropa que guste al sexo opuesto, como si fueran adultos en miniatura.

"Ahora las niñas y los niños pasan de usar pañales a quererse ver y sentirse atractivos al sexo opuesto; este fenómeno de los infantes lo vemos en niños que cursan el kinder o la primaria; yo lo he visto con hijos de amistades, colaboradores, y esto afecta el desarrollo cronológico del menor, o simplemente brinca de una etapa de venir de la cuna a ser un adulto pequeño".

Al aclarar que no es su interés ofender, la magistrada del Poder Judicial, señaló que los padres y madres ocasionan que sus menores se vean "ridículos" al vestirlos como adultos.

"La verdad, sin ofender, se ven ridículos, vestidos de una manera que no les corresponde, y no digo que les pongan moños, vestidos de holanes como a mi me tocó, ni estoy diciendo que a los niños les ponen pantalones y camisas militarizados, no, estoy diciéndoles que es necesario dejarlos libres, que los dejen vivir su infancia, que los dejen vivir como seres humanos", dijo.

Especificó que a los infantes no les importa, ni tienen en su conciencia el interés de gustarle a alguien más, o verse más atractivos que los demás de su edad.

"¿Qué importa que una niña de seis o siete años le pueda gustar o no alguien? Ella no está para eso, o un niño que le digan ‘es que esos lentes RayBan’, o ‘si te peinas con el pelo como el cantante fulanito te vas a ver guapísimo y las niñas te van a voltear a ver’; ¿qué le importa a un niño si las niñas lo voltean a ver? ¿Qué es lo importante para ellos?", cuestionó la magistrada.

Exhortó a los padres y madres a fomentar los juegos de infancia como basquetbol, la cuerda, las escondidas, las carreras y demás competencias para que los menores disfruten etapa de su vida.

Finalmente mencionó que la psicopedagoga Mónica Coronado señala que posiblemente la conducta de los padres y madres de hipersexualizar a los menores, consiste en que ellos "tienen deudas pendientes con su propia infancia y viven a través de los hijos revanchas de carencias que ellos tuvieron... ¡qué fuerte!, eso significa que estamos mal formados, y tenemos algún concepto emocional que nos deben de tratar".