Sociedad y Justicia

Discriminan a totonacos por usar vestimenta tradicional en El Tajín

octubre 16, 2019

Papantla, Ver.- Argumentando un reglamento de acceso, personal de contrato que resguarda la entrada a la zona arqueológica de El Tajín impidió la entrada a una mujer que portaba la indumentaria totonaca, obligándola a dejarla a resguardo para poder ingresar.

Los hechos ocurrieron la mañana del domingo, día de acceso libre a la zona arqueológica, excepto para visitantes extranjeros, cuando uno de los custodios del área de ingreso, identificado como Arturo González Napoleón, obligó a la joven a dejar su vestimenta en la taquilla.

Al respecto, el empleado argumentó un reglamento de acceso, el cual no existe en la legislación en materia, por lo que cometió discriminación. Para ingresar pedía que se dirigieran a la administración, la cual se encontraba vacía.

Ni Jaime Olaf Riveroll, encargado de despacho de la zona arqueológica, ni la administradora Gabriela Heredia se encontraban en el lugar; no obstante hicieron esperar a la mujer, que además está embarazada, más de una hora.

Luego de la espera, la joven accedió a dejar las prendas en taquilla y al intentar ingresar de nuevo, el guardia la amenazó con desalojarla en caso de que se le encontraran las prendas.

Al respecto, existen múltiples quejas en contra del personal de contrato que se encuentra resguardando el acceso a la zona por la forma en que se dirigen a los locales, y aunque existen las denuncias por parte de los trabajadores sindicalizados, al ser empleados de confianza del encargado gozan de impunidad.

Mientras impiden el acceso a quienes portan la indumentaria totonaca, en agosto pasado, el encargado, Jaime Olaf, permitió durante un mes trabajos de desmonte y despalme de un cerro por parte de un particular dentro de la poligonal de protección.

A la fecha, la devastación de más de 12 hectáreas, en las que se encontraban vestigios arqueológicos sigue en la impunidad. Trabajadores del Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores de la Sectur han denunciado en repetidas ocasiones las omisiones de parte de los directivos para cumplir con la custodia, protección y mantenimiento de El Tajín y no son escuchados.