Sociedad y Justicia

Dejan prisión los 9 policías de Naolinco; sigue el juicio

octubre 10, 2019

Coatepec, Ver.- Los nueve policías municipales de Naolinco detenidos por desaparición forzada en su modalidad de secuestro durante la administración del panista-perredista Miguel Ángel Yunes Linares, salieron del penal regional de Pacho Viejo tras ganar un amparo federal, sin embargo, su proceso aún continúa.

Los policías fueron detenidos el 21 de abril de 2018 en la carretera Las Haldas-Naolinco, luego de un presunto enfrentamiento con la Policía Estatal, donde se rescató con vida al comerciante Jaír "N".

De acuerdo con la causa penal número 100/2018, la policía estatal primeramente logró la detención de Humberto "N", quien pidió lo liberaran al "tener controlada la plaza". Posteriormente, fueron detenidos ocho policías y el director de la policía municipal de Naolinco, Juan José "N", Bismark "N", Humberto "N", Jorge "N", Librado "N", Luis "N", Mario "N", Jacobo "N" y Rosa "N", como presuntos responsables del secuestro del comerciante.

En esa ocasión, Yunes Linares, en conferencia de prensa, informó sobre la detención de los policías por la presunta participación en el secuestro del comerciante y "de otros delitos de alto impacto" en la región de Naolinco.

Los policías fueron internados en el penal regional de Pacho Viejo donde permanecieron internados durante 1 año, 5 meses y 9 días.

En audiencia celebrada este miércoles en la sala de juicios orales del Poder Judicial en Pacho Viejo, Coatepec, los abogados defensores Gabriel Paredes Anel y Arturo Salazar Rivera expusieron al juez las inconsistencias del caso.

Entre ellas, que los policías no fueron detenidos en flagrancia y se les vinculó sin prueba alguna de su participación en el secuestro del comerciante.

Paredes Anel declaró que los policías de Naolinco llegaron en auxilio tras el reporte de detonaciones de arma de fuego a las afueras de un rancho de la carretera Naolinco-Las Haldas.

Sin embargo, Humberto "N", el primer detenido y quien se enfrentó a la policía estatal, señaló a los policías de Naolinco como sus cómplices, motivo por el cual fueron desarmados y detenidos.

A casi año y medio de la detención de los policías, los abogados ganaron el amparo 445/2018 del Juzgado Segundo de Distrito, donde ordenó al juez de control de Pacho Viejo reponer el proceso.

El juez de control de Pacho Viejo, Noé Castán, consideró que no había elementos suficientes para que los policías se mantuvieran internados en el penal.

Los familiares de los policías advirtieron que la Fiscalía General, en ese entonces a cargo de Jorge Winckler Ortiz, hoy prófugo de la justicia señalado de secuestro, fabricaron las pruebas para inculpar a los elementos policiacos.