Política

Descartan que migrantes propaguen enfermedades

octubre 07, 2019

Coatzacoalcos, Ver.- De acuerdo con estudios del Centro de Investigaciones en Sistemas de Salud, el tránsito de migrantes por México no ha incidido en el incremento de enfermedades como el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) o el dengue, a pesar de que son estigmatizados por la población como agentes de infección.

César Infante Xibille, investigador de este centro manifestó que dentro del fenómeno migratorio en México se ha estigmatizado a los extranjeros como portadores de varias enfermedades, para disfrazar acciones de racismo y discriminación.

Refirió que se han venido realizando investigaciones que eliminan este mito, especialmente en el tema del VIH, ya que dentro de los grupos de personas que han sido desplazadas vienen algunos migrantes transgéneros.

Expuso que el instituto comenzó desde 1999 una línea de investigación sobre migración y salud y no se ha podido generar evidencia, datos, que aseveren que migrantes en tránsito por México sean diseminadores de infecciones como el VIH.

El investigador impartió la ponencia "Migración y salud: Conceptos y respuestas desde el sistema de salud’", en la que sostuvo que la prevalencia del VIH en México y naciones centroamericanas es similar, por lo que descartó que los migrantes sean motores de esta pandemia mundial.

Este estudio, financiado por la Fundación Ford y el Conacyt, se ha venido realizando por varios años y permitió descartar que la epidemia de VIH en México está relacionada con los migrantes en tránsito.

En el mismo caso están otras enfermedades tropicales como el dengue y la zika, ya que los microclimas son similares a muchos estados de México.

Infante Xibille señaló que los migrantes deben tener acceso a la salud en México, ya que es un derecho universal, además de que ellos no cargan los servicios de emergencia y son atendidos en refugios o casas de migrantes.

Refirió que se debe hacer un cambio en las políticas públicas en materia de salud, ya que solo pueden ser atendidos por tres meses cuando están en su estatus de refugiados.