Política

Los cambios del cambio climático

septiembre 29, 2019

Este año los incendios forestales en varias partes del mundo han sido intensos y cuantiosos. Algunos huracanes renegaron de su condición de tormentas tropicales y migraron hasta el norte de Estados Unidos o las costas sureñas de Canadá, hecho no excepcional pero sí raro. Europa volvió a vivir olas de calor, no tan prolongadas como las de 2003 pero sí con temperaturas más elevadas. Glaciares acostumbrados a replegarse en el verano, pero no a desaparecer, se borraron de los mapas de aquí a que llegue el invierno. En lo local, hemos visto pasar los ciclones en lontananza pero no se han acercado a Veracruz lo suficiente como para romper la sequía, y el dengue tiene asolados a funcionarios y epidemiólogos.

Esos fenómenos no pueden atribuirse por completo al cambio climático generado por la acción humana, por gases de efecto invernadero en nuestra atmósfera, pero son escenarios que año con año se volverán más recurrentes por esa causa. Lo cierto es que parece que a mucha gente la han llevado a preocuparse más por el tal cambio climático global.

En torno a la cabeza de una adolescente, desde Europa hasta Australia, los jóvenes están trenzando protestas que esperemos hagan reaccionar a gobiernos y empresarios, pero también a los ciudadanos comunes. Los políticos deberían prever para sus futuras campañas cómo atraer a esos votantes primerizos temerosos de un clima futuro agresivo, que asocian con la economía vigente. Parece escucharse un eco de Marx y Engels tras 170 años: "Un fantasma recorre Europa: el fantasma contra el consumismo".

Una declaración de la protagonista del momento, la muchacha de los ojos grandes, ha sido más que afortunada: "escuchen a la ciencia", les dijo a parlamentarios en París a fines de julio cuando se habían roto los récords de las temperaturas altas en Francia.

En efecto, el grupo de expertos sobre cambio climático, más conocido por sus siglas en inglés como el IPCC, ha publicado recientemente reportes reveladores, de los que destacan tres (https://www.ipcc.ch/): un informe especial (octubre de 2018) sobre las inconveniencias y desastres que nos acechan si hacia la segunda mitad del siglo se calienta el planeta más de grado y medio respecto a los inicios de la Revolución Industrial; otro sobre los impactos de la sobrexplotación agropecuaria, con énfasis en la ganadería y el consumo alimenticio de la carne (agosto de 2019); y otro más sobre el deterioro de los glaciares –la llamada criosfera– y los océanos (septiembre de 2019).

Fenómenos e informes científicos que parecen ir de la mano con el surgimiento de una conciencia política. ¿Estarán, realmente, cambiando las cosas para el cambio climático?

Para el estado de Veracruz, desde marzo circula un documento con 65 propuestas que debería impulsar el gobierno estatal (www.uv.mx/peccuv). Las hay que se pueden abordar ya: actualizar el programa estatal y la ley ante el cambio climático y reactivar el consejo y las agendas sectoriales relativos a este tema. ¿Por qué no se ha avanzado? Es un misterio tan insondable como imposible resultaría pronosticar el clima de aquí a doscientos años.