Política

Mujeres, derechos ya

septiembre 29, 2019

La reciente legalización de la interrupción del embarazo en Oaxaca envió una ola de exigencia renovada para la derogación de las leyes que criminalizan este acto o, en el mejor de los casos, lo constriñen al punto de hacerlo casi nugatorio.

Las mujeres veracruzanas tomaron la calle armadas de pañoletas y divisas verdes para ver si así la paquidérmica lentitud de la diputación Veracruzana se despabila un poco y da salida a los cambios legales necesarios para atemperar las fuentes originarias de la violencia: la criminación de las drogas y la prohibición del aborto.

Los espacios que ganen las mujeres en defensa de sus derechos son los mismos que contribuirán a la pacificación del país.

Organizaciones "provida" solicitaron a los diputados oaxaqueños debatir el tema. Según ellos cuentan con argumentos científicos para defender su postura y piden que sean escuchados. Es previsible que las reacciones por el avance oaxaqueño se radicalicen en otros estados y que el clero mueva sus relaciones y carteras para contener lo que es previsible se esparza por el resto de las entidades federativas.

Es una batalla de larga data que avanza siempre con regateos; ésta es la primera vez en que la configuración política de la mayoría de los congresos locales es favorable a las necesarias despenalizaciones. La parsimonia legislativa difícilmente se justifica.