Política

Agenda obligada y pronta

septiembre 19, 2019

Varios presidentes municipales panistas y perredistas, esa extraña alianza que es modelo de abyección, "denunciaron" ante la Secretaría de Medio Ambiente que las empresas mineras sólo requieren del permiso de Semarnat para operar en el estado. Que ellos como autoridades locales ni siquiera están enterados de los contenidos de los permisos.

Es verdad, así es la ley minera del país, los permisos para operar y explotar una mina sólo los otorga el gobierno federal y lo hace con total independencia de los intereses y eventual oposición del estado y su población. ¡Zafios! Durante la pesadilla de la era Duarte/Yunes en ese argumento se escudaron ambos gobiernos. Es infame. Las leyes mineras como están son responsabilidad de PRIAN/RD.

Habría que revisar y reformar la ley minera toda, tal como está es una completa desgracia para el país. Esto empeoró dramáticamente con los cientos permisos concedidos durante los tres sexenios anteriores. La cuarta parte del territorio el país está concesionado a mineras extranjeras por cuyas ganancias pagan nada –o casi nada– de impuestos. Es irracional no sólo por la estupidez de prácticamente regalarles los permisos, sino porque ni el país ni cualquiera de los estados que hospeden mineras extranjeras en su territorio reciben nada a cambio de las riquezas extraídas del país, además de que son territorialmente despojados.

Esto es una irracionalidad intolerable en estos tiempos. Para los diputados veracruzanos en el estado y en el Congreso federal esto debe ser una prioridad inmediata ineludible. Es algo en lo que tienen que comprometerse públicamente a trabajar, con transparencia y de inmediato. El daño medioambiental por la presencia de tales empresas y explotaciones es muy grande, lo mismo es el daño patrimonial que infringen al país. Las leyes mineras tienen que cambiar ya, y los contratos tienen que ser revisados en todos sus aspectos. Entre otros, en las compensaciones medioambientales que están obligadas a hacer tanto en el lugar físico como a nivel federal. No es un tema al que se pueda sacar la vuelta. En principio porque el arreglo y ley actuales son absurdas.