Política

Amenazada, la seguridad energética por caída en operación de refinerías, señalan

septiembre 13, 2019

Boca del Río, Ver.- El integrante del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP), Enrique Aguilar Rodríguez, advirtió que la seguridad energética de México está amenazada, ya que el procesamiento de crudo cayó en forma acelerada en el Sistema Nacional de Refinerías en los cinco años recientes, lo cual obliga a comprar 600 mil barriles diarios de gasolina a Estados Unidos.

Al ofrecer la conferencia "Prospectiva de la refinación en México bajo el criterio de sustentabilidad energética" a los participantes en la "Exhibición Interamericana de Tecnología Petrolera 2019" (Exitep), cuyos trabajos se desarrollan en las instalaciones del World Trade Center de Boca del Río, el ingeniero químico refirió que las refinerías de Salina Cruz y Madero cerraron totalmente en 2017 por incidentes y mantenimiento mayor, lo cual provocó la caída en el procesamiento de crudo a 47 por ciento de la capacidad instalada del Sistema Nacional de Refinación.

El especialista señaló que no se contó con un programa integral de mantenimiento preventivo, de reposición de partes críticas y de actualización de sistema rotatorios en las refinerías, lo cual impactó en el sistema de refinación.

"De 2013 en adelante, una caída, de una producción de un millón 200 mil barriles por día, termina siendo en 2018 apenas de 612 mil barriles por día. Esto técnicamente equivale a tener dos puntos y algo refinerías paradas y dos refinerías paradas de seis es el 33 por ciento en el Sistema Nacional de Refinación. Esto es algo que difícilmente lo podemos entender", subrayó.

Enrique Aguilar explicó que la demanda de gasolina en el país asciende a 800 mil barriles diarios, pero solo se producen 109 mil barriles diarios, por lo que se importan 600 mil barriles de Estados Unidos.

En ese sentido, Aguilar Rodríguez indicó que México resulta el principal cliente de los Estados Unidos por la compra de gasolina, como consecuencia de la baja capacidad de refinación en el territorio nacional.

"Estamos en una posición muy desfavorable en cuanto a esa dependencia, más allá de que sea de Estados Unidos, que fuera de Irán o de quien sea; es una dependencia del exterior brutal. Simplemente, la logística para traer 600 mil barriles de gasolina del área de Houston y Luisiana es totalmente un reto y es realmente de reconocerse la manera en que Petróleos Mexicanos se maneja logísticamente para hacer llegar esta cantidad de gasolina", puntualizó.

El integrante del IMP dijo que se requiere un programa integral en el país basado en el concepto de sustentabilidad energética.

En ese sentido, consideró que el proyecto de la refinería de Dos Bocas contribuirá a reducir la dependencia de la importación de gasolina, pues se estima que aportará el 20 por ciento del consumo nacional a principios del 2022.

"El proyecto de Dos Bocas me parece que es pertinente y es opinión personal, no institucional –si coincide con la institucional, qué padre–, pero es mi opinión personal; la refinería de Dos Bocas va a aportar el 20 por ciento del consumo nacional para 2021, principios del 2022", concluyó.

Fustigan política energética basada en combustibles fósiles

Las políticas del gobierno federal en materia energética siguen basándose en el uso de combustibles fósiles, lo que no contribuye de forma positiva al cambio climático indicó la representante de Greenpeace en México, Ornella Garell. "Consideramos que en sí la política energética debería basarse en energías renovables y energía limpia en lugar de depender tanto de los combustibles fósiles", dijo.

Señaló que el recorte al presupuesto ambiental va más allá de las energías limpias, la Semarnat, la Comisión Nacional de Áreas Protegidas y han tenido recortes desde la administración federal anterior". Afirmó que los fenómenos meteorológicos son cada vez más frecuentes y fuertes.

Pidió a la ciudadanía comenzar a hacer consciencia sobre los productos que se usan y la falta de reciclaje y malos hábitos de consumo que también afectan al planeta.

Respecto la promesa que realizaron de no continuar con la práctica del fracking del nuevo gobierno, Garell consideró que es fundamental que se transparente realmente la afectación que esto genera. "Evidentemente no estamos a favor del fracking por las implicaciones que tiene, en el agua, porque es un recurso que está teniendo presión muy fuerte, esperamos que eso se reduzca", dijo.