Política

Winckler no fungía como un fiscal, era un operador político: colectivo

septiembre 05, 2019

"Imperdonable", así calificó Lucía Díaz Genao, vocera del Colectivo Solecito Veracruzano, la actuación de Jorge Winckler Ortiz al frente de la Fiscalía General de Veracruz (FGE).

"Nosotras como colectivo el único interés que tenemos es encontrar a los familiares desaparecidos, el fiscal Winckler se dedicó a repudiarnos, a hacer todo lo que estuviera en sus manos para ser un obstáculo para nosotras y de verdad se empeñaba en eso, algo inexplicable, porque nosotras a él no le hicimos nada nunca.

"Sabemos que es un hombre inmoral, cruel e inhumano, y quizás esa sea la única explicación", expresó.

Aseguró que como colectivo ellas eran conscientes de que el fiscal sería removido de su cargo tarde o temprano porque su actuación más que procurar justicia era un tema político.

"Que lo hayan removido para nosotras es algo que sabíamos que iba a pasar tarde o temprano, porque él era un operador político de otro, digamos, partido. Entonces él no estaba fungiendo como un fiscal, él estaba operando como un político y eso evidentemente tarde o temprano le traería una debacle. Que él haya tenido todos sus problemas políticos a nosotros no nos incumbe, los problemas políticos que devinieron en su salida no nos involucramos en eso", comentó.

Díaz Genao aseguró que esperan que la siguiente persona que llegue a la FGE sea más empáticas y solidaria y ayude a encontrar a sus familiares.

"El fiscal Winckler debe dejar la justicia en manos de gente que quiera dedicarse a ella entonces esperemos que esta persona nueva que nada más quedó como encargada y que la persona que quede con el cargo se dedique hacer justicia", explicó.

La vocera del colectivo afirmó que Veracruz está hambriento de justicia de paz de seguridad.

"Ya no debe de haber nadie que lo impida nadie debe de estar por encima de la ley", dijo.

Aseguró que de los casos que existen en el Colectivo Solecito Veracruzano no hay ni un solo imputado durante la administración de Winckler al frente de la Fiscalía.

"Lo peor es que abandonó todos los casos de desaparecidos y revisamos las carpetas y el 80 y tantos porciento no tenía integrado el perfil de ADN. Así cuando las compañeras van a encontrar a sus familiares es una omisión criminal", señaló.

El colectivo seguirá buscando lograr avances en sus casos.