Municipios

Someten a policías de Río Blanco a exámenes sorpresa de confiabilidad

agosto 29, 2019

Río Blanco, Ver.- Al final, la ola de violencia e inseguridad que prepondera en esta ciudad terminó por disolver al cuerpo de la policía municipal. Treinta de sus integrantes fueron prácticamente suspendidos de sus funciones, para ser trasladados y sometidos a exámenes de confiabilidad. El municipio desde hace por lo menos seis meses se convirtió en un punto neurálgico de la delincuencia, aquí se registraban desde secuestros hasta ejecuciones en plena vía pública, además las colonias de la periferia, se convirtieron en grandes fosas clandestinas de los que han exhumado más de una docena de cuerpos.

La mañana de este miércoles se vivió el colofón a la cadena delictiva que de por sí asolaba a este municipio, pero que se agravó con la actual administración municipal. De pronto, Río Blanco se convirtió en el punto de convergencia de la delincuencia que se apoderó de las calles y de la escasa tranquilidad de sus habitantes. Por eso, lo ocurrido este miércoles se veía venir.

Los policías municipales fueron sorprendidos por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública así como de la Guardia Nacional; de la nada, llegaron a las instalaciones de la comandancia de la policía municipal, y seleccionaron a 30 policías para posteriormente desarmarlos. La acción fue sorpresiva, aunque al parecer se fugó información que permitió que al menos 12 de los elementos municipales no se presentaran en las instalaciones de la policía y hasta el momento se desconoce su paradero.

La acción significa la disolución de facto de la policía municipal: a partir de este mismo miércoles, elementos tanto de la Secretaría de Seguridad Pública, como de la Defensa Nacional, y de la Guardia Nacional asumieron el control de la seguridad en el municipio que está sumido en violencia e inseguridad.

Los policías municipales, una vez desarmados, fueron trasladados para ser sometidos a exámenes de confiabilidad a la academia de policía de El Lencero. Los transportaron a bordo de vehículos de la misma Secretaría de Seguridad Pública. Este municipio, en los seis últimos meses, ha sido escenario de hechos de violencia que aumentan la inseguridad. El caso más reciente fue , el miércoles de la semana pasadacuando hallaron el cuerpo de una mujer que, se presume, habría sido secuestrada el lunes anterior.

Su cadáver, con huellas de tortura y desmembrado, fue encontrado en bolsas negras que arrojaron a la calle. Hasta el momento se desconoce al o a los responsables de estos hechos; casos como esos se convirtieron en cotidianos, pero hay otros relatos, como los que hacen integrantes del Colectivo Familias de Desaparecidos Orizaba-Córdoba, quienes hallaron fosas clandestinas en la colonia Venustiano Carranza. Hasta el mes pasado se habían rescatado más de una docena de cuerpos, algunos de ellos, mutilados, que fueron inhumados de forma clandestina por personas hasta el momento desconocidas.

Estos son un par de ejemplos de la violencia e inseguridad que asola a este municipio, pero hay otros más como el ocurrido la madrugada del domingo pasado, cuando un policía municipal fue baleado desde un vehículo en movimiento, por personas desconocidas. Ahora, con la disolución de la policía municipal, se espera una reacción de la delincuencia organizada que bien pudiera provocar un incremento de la violencia en este lugar.