Política

28 muertos tras el sanguinario ataque a bar; niega Fiscalía Regional acceso a cuerpos para reconocimiento, reclaman

agosto 29, 2019

Coatzacoalcos, Ver.- La Fiscalía General de Veracruz (FGE) confirmó 28 muertos y 10 heridos en el ataque armado e incendio al bar Caballo Blanco, entre ellas dos marinos filipinos que habían desembarcado en el puerto. Los familiares de las víctimas exigieron justicia y castigo a los delincuentes que atacaron el lugar y que mantienen atemorizado a toda el municipio.

Desde las primeras horas de este miércoles, las familias de las personas que murieron en el bar se encuentran en las instalaciones de la Fiscalía Regional en espera de poder reconocer los cuerpos, pero no había datos ni fotografías que ellos pudieran ver.

La mayoría de los cuerpos fueron enviados al Servicio Médico Forense (Semefo) de Cosoleacaque, donde hay condiciones para conservarlos, mientras se realizan las autopsias de ley.

"Ya nos pidieron información y fotografías de nuestros familiares, nos dicen que están en Cosoloeacaque pero no nos muestran imágenes y tampoco nos dan la orden para pasar a reconocerlos", refirió el esposo de Valeria Valenzuela Martínez, trabajadora del bar.

La sala de espera de esta instalación inaugurada por el pasado gobierno, se encuentra llena y hasta el mediodía, el personal de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) instaló una mesa de atención a los familiares.

Angélica Leos Valente, titular de la delegación regional de la Comisión, señaló que apoyaran para que los trámites sean más rápidos y junto con el ayuntamiento van a realizar gestiones para que los cuerpos sean trasladados a las funerarias o casas, donde los familiares decidan velarlos.

Expuso que el fiscal regional les informó que tenían 28 víctimas contabilizadas y sólo dos personas habían sido entregadas a sus familiares, ya que fallecieron en los hospitales.

En un comunicado, la Secretaría de Salud del estado (SS) informó que por el ataque al bar recibieron siete lesionados, entre ellos una mujer. De éstos, una persona fue dada de alta, ya que no registró lesiones serias.

Este miércoles se registró el fallecimiento de un varón de 23 años de edad, tres más están graves y dos más fueron trasladados al Hospital de Alta Especialidad de Veracruz.

En el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en la Unidad Médica 36 fueron recibidos 7 lesionados, uno murió y tres fueron dados de alta y 3 están hospitalizados y su estado de salud esta reportado como grave.

Cabe señalar que dentro de las víctimas se encuentran dos extranjeros: Nathaniel A. Alindan y Bryan G. Varron, dos jóvenes marinos que habían desembarcado de la nave petrolera Caribe Liza, la cual navega con bandera de Inglaterra.

Los dos jóvenes bajaron a distraerse mientras se realizaban maniobras de carga en el puerto de Coatzacoalcos; sus cuerpos tampoco han sido entregados al capitán del barco, así lo informaron fuentes de la agencia naviera.

Después de las 18 horas comenzaron a entregar los cuerpos y algunas funerarias de la ciudad anunciaron que regalaron las cajas para apoyar a los deudos.

Ataque armado e incendio

Testigos del ataque han declarado que ocho personas armadas ingresaron al bar Caballo Blanco y dispararon en varias ocasiones para amedrentar a los clientes y el personal, luego empezaron a arrastrar dos bidones con gasolina para incendiarlo.

El fuego lo concentraron principalmente en la puerta principal y trancaron la salida de emergencia que estaba a un costado para evitar que pudieran salir más personas.

Algunos de los sobrevivientes lograron pasar la barrera del fuego antes que se propagara y pidieron ayuda a los vecinos.Las personas armadas salieron gritando palabras altisonantes y huyeron en un auto compacto.

Una de las víctimas es Abi Ojeda Sierra, trabajador de la empresa Soriana, quien murió en ese lugar con algunos de sus compañeros de trabajo, con quien fue a celebrar un cumpleaños. Leticia, su tía, indicó que era el padre de dos menores de edad y la última vez que tuvieron comunicación con él fue a las 17 horas, cuando se disponía a ir al bar con sus amigos.

Sus familiares exigen que su muerte no quede impune y que el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, castigue a los funcionarios que dejaron libre al presunto agresor, identificado por las autoridades del estado como Ricardo Romero Villegas, alias La Loca.

"Exigimos justicia para toda esa gente que murió en el bar, si querían quemarlo, lo hubieran hecho cuando no había gente inocente dentro".

Laura, familiar de Iván Gómez, un trabajador de la empresa Soriana que perdió la vida en el bar, adujo que la vida en la ciudad de Coatzacoalcos ya se ha vuelto difícil y las personas ya no pueden estar a salvo en ningún lado.

Tras el ataque han circulado varios mensajes de presuntos grupos delictivos que anuncian limpias en toda la región sur de Veracruz e invitan a los ciudadanos a no salir por las noches y mantenerse en sus casas.

Además, ha circulado un video de una persona que se identifica como La Loca, quien se dice acosado por las autoridades y niega estar involucrado en el ataque al bar.

Por parte del alcalde, Victor Carranza Rosaldo, pidió a las fiscalías generales del Estado y de la República el esclarecimiento de lo que calificó como "artero crimen" y que se detenga a los responsables. "Reconocemos que estos hechos lastiman a toda la sociedad, pero nuestro compromiso como autoridad es dar resultados y estamos trabajando en ello".

De nuevo señaló que en la Mesa de Coordinación para la Construcción por la Paz solicitaron a las fuerzas federales un reforzamiento de la seguridad.

Por su parte, Armando Carvallo Brañas, presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) exigió a los tres niveles de gobierno acciones más concretas para recuperar la seguridad en el municipio y la instalación de cámaras de seguridad.

Cabe señalar que el bar atacado se encuentra a menos de tres minutos de la base de la Policía Naval y debe ser una zona vigilada constantemente, ya que se encuentra el Hospital del IMSS, el cual recibe a personas baleadas constantemente y tiene un protocolo de vigilancia.