Política

Taxistas de Coatza se solidarizan con mujer de tercera edad desalojada en Playa de Oro

agosto 16, 2019

Coatzacoalcos, Ver.- Taxistas de diferentes agrupaciones y ciudadanos se solidarizaron con doña Catalina Soriano Reyes de 62 años de edad, quien fue desalojada de su vivienda en la colonia Playa de Oro.

Las trabajadores del volante realizan un boteo en el malecón costero de Coatzacoalcos para conseguir recursos e iniciar las labores de reconstrucción de la vivienda de la señora, con apoyo de sus propios vecinos.

Conmovidos por el caso de esta persona de la tercera edad, se organizaron para recolectar dinero y pedir en las calles de con qué poder recuperarle sus enseres domésticos, ya que a 24 horas del desalojo no hay información sobre la bodega donde fueron colocadas.

Apenas unas horas después del desalojo, vario ciudadanos salieron en defensa de doña Cata, a quien señalan que es una víctima de los intereses de un grupo de políticos y de las propias autoridades.

Los ciudadanos se acercaron a su casa para ofrecer apoyo económico, alimentos, material de construcción y láminas para volver a levantar su casa, de manera provisional.

Las labores aún se realizaban toda la noche y los vecinos le reconectaron el servicio de agua potable y de energía eléctrica, para que ella pudiera dormir en una casita de lámina.

Doña Catalina presentó una denuncia por el desalojo arbitrario del que fue objeto, el robo de sus pertenencias y las inconsistencias en el proceso de desalojo.

Retiran a comerciantes instalados frente al Acuario

Un grupo de elementos de la Policía Naval y de Comercio del ayuntamiento de Veracruz realizaron el retiro de vendedores informales que se habían colocado frente al Acuario de Veracruz.

Los vendedores ambulantes dialogaron con las autoridades que llegaron al sitio y mostraron sus permisos.

Se les hizo la observación que debían ocupar los espacios señalados en cada uno de sus permisos, en zonas aledañas al Acuario de Veracruz, sin embargo, de primera instancia se negaron a retirarse.

Después de un diálogo pacífico con las autoridades accedieron retirarse de la entrada del Acuario, y ubicarse en los sitios en donde lo marcan sus permisos ante comercio de Veracruz.

Los vendedores ambulantes ya se habían colocado sobre la acera principal, frente al acceso del Acuario, restándole visibilidad a la zona.

Además, cabe destacar, ofrecían sus productos a los turistas, que en algunas ocasiones no estaban dispuestos a comprarlos y consideraron se le da una mala imagen a la zona.