Municipios

Concluye la búsqueda en fosas de Colinas de Santa Fe en Veracruz

agosto 09, 2019

La búsqueda de nuevas fosas clandestinas continúa para las madres del colectivo Solecito Veracruzano. Al menos son tres puntos más los que están en proceso.

Sin embargo, prefieren mantener estos puntos en el anonimato para evitar que la Fiscalía General de Veracruz llegue al sitio antes, como ocurrió en Arbolillo, expuso Lucía de los Ángeles Díaz Genao, vocera de la agrupación.

"Estamos trabajando en otras búsquedas. Estamos en la etapa de prospección en otras zonas que no podemos mencionar; es el problema del sigilo, pues es muy peligroso decir los puntos porque luego hace Fiscalía un movimiento y te los quita, como nos quiso (hacer) en Arbolillo, en donde metemos más de 18 oficios solicitando la entrada. ¿Y Fiscalía qué hizo? Aprovecharon y fueron ellos", explicó.

Agregó que los anónimos en donde les indican las coordenadas en donde pueden hallar estos restos, siguen llegando a las madres del colectivo, incluso, al bazar que tienen montado de venta de ropa usada.

"Siguen llegando anónimos, siguen llegando. Entonces, nos vamos a dedicar una semana a checar esos lugares pero con la ayuda de la Fiscalía General de la República. Todo lo que creamos sospechoso se va a marcar", detalló Rosalía Castro Toss, otra integrante de Solecito.

Díaz Genao aseguró que incluso hay varias zonas en el área de Cardel en donde se les han dado puntos; sin embargo, hasta no hallarse indicios de que hay fosas clandestinas, no se inicia el procedimiento.

"Hemos encontrado muchas credenciales, cuentas de banco. Hay información que puede servir para encontrar a la familia y el problema es que eso le corresponde a Periciales", dijo.

Trabajos en predio La Guapota están retrasados: Solecito

Las madres del colectivo Solecito Veracruzano indicaron que la búsqueda en el predio La Guapota, ubicado en Úrsulo Galván, lleva un retraso importante, ya que en dos meses, solo ha sido intervenida una sola fosa.

"Aquí en La Guapota, como es cuestión de Fiscalía, es lo que diga la mayoría. Entonces, si nosotros no estamos de acuerdo con nuestro problema pero los demás estuvieron de acuerdo, no nos podemos poner a pelear con todo mundo; tenemos que atenernos a lo que (acuerdan)", indicó Castro Toss.

Explicó que en la región Córdoba-Orizaba hay varios puntos que se están revisando también pero los colectivos de aquella zona son los que se encargan, incluso en la zona de Huatusco les han señalado que hay sitios con fosas.

Colinas de Santa Fe, tres años de lucha de madres por hallar a hijos

Fueron necesarios tres años de búsqueda, de meter la varilla entre la tierra y oler la punta para detectar si habría restos humanos ahí. De dejar a la familia y sacrificar una jornada laboral cinco días a la semana, de acudir a la Fiscalía y no tener respuestas, hasta que se dio por concluida a búsqueda de restos en Colinas de Santa Fe.

La numeralia es brutal: fueron hallados en este paraje de 10 hectáreas, ubicado en la zona norte del municipio de Veracruz, 156 fosas clandestinas de las que se exhumaron 298 cráneos y más de 22 mil huesos.

"Colinas la revisamos más de dos veces. (Fue) una revisión exhaustiva, punto por punto, de esas 156 fosas que hay. Eran fácilmente más de mil agujeros en donde se revisó. Tenemos la confianza de que no queda nadie en condición de clandestinidad. Es necesario porque no debe Veracruz olvidar lo que sucedió en este lugar", manifestó la vocera del colectivo Solecito Veracruzano, Lucía de los Ángeles Díaz Genao.

Del total de restos, ni 10 por ciento ha sido identificado. Únicamente se ha logrado coincidencia genética con 22 cuerpos y se han entregado 18.

"Las veracruzanas merecen el reconocimiento del trabajo de Colinas porque fue entregado, desinteresado, altruista y humanitario. Con trabajo ejemplar en donde la sociedad civil se para y le dice al Estado: mira cómo se hacen las cosas, aprende de nosotras; tú eres irresponsable, nosotras somos responsables, tú eres lo mismo. Nosotros trabajamos y reconocemos las cosas, tú eres negligente y corrupto, y nosotras amosan. Esa es la lección que sale", fustigó.

Amelia Hernández es madre de Pablo Darío Hernández y para ella cerrar el ciclo de búsqueda en Colinas de Santa Fe es duro, pero a la vez esperanzador por quienes fueron encontrados y llevados con sus familias.

"Queremos saber de nuestros hijos como estén; queremos saber. Van seis años de desaparecido de mi hijo y otros compañeros, pero hay otros predios se habla de que hay más (...) hace tres años esto apenas estaba empezando. Tuve que aprender cosas que antes no sabía, conocer la tierra, cómo está cuando hay un cuerpo ahí", refirió.

Aseguró que seguirá participando en las brigadas de búsqueda para ayudar a todas las compañeras de los colectivos a encontrar a sus familiares.

En Colinas de Santa Fe fue erigido un memorial, color amarillo, en donde se reconoce la labor de todos los que participaron en la búsqueda de los restos.

Quedan ahí no solo las terribles vivencias y atrocidades de las que fueron víctimas las personas que ahí fueron halladas, sino también el empuje de las madres que día a día se llenaron de tierra, escarbaron y buscaron a sus hijos. Así se cierra el ciclo de Colinas de Santa Fe, la fosa, hasta el momento, más grande del país.