Política

La faena. Con el sello de la familia

agosto 09, 2019

En sendas entregas, en este medio se dio a conocer algunos hallazgos de entes fiscalizadoras estatal y nacional con respecto al poco escrupuloso uso de los recursos públicos que ha hecho el alcalde de Veracruz, Fernando Yunes Márquez, el tercero de ese linaje en ocupar cargos públicos en la entidad en los últimos tres años... Y no han sido poca cosa las oportunidades que el PAN y su aliado el PRD le conseguido a una sola familia; desde la gubernatura que ocupó por dos años el patriarca del clan , Miguel Angel Yunes Linares, pasando por la alcaldía de Boca del Río en dos ocasiones y una diputación para el Junior y fracasado candidato a la gubernatura, Miguel Angel Yunes Márquez, a la presidencia municipal de Veracruz, la más importante del estado por su presupuesto anual que junto con un escaño en el senado le otorgó al menor de los vástagos, Fernando Yunes Márquez…En los tres casos la divisa ha sido la corrupción y si bien , el paso del mayor de los hijos por Boca del Río ha sido bastante documentado y las cuentas del padre arrojarán pronto un aluvión de hallazgos sobre desvíos millonarios del dinero público a la campaña gubernamental del Junior más amado, el de Fernando cobra relevancia por resultar el único de los tres en posesión de una responsabilidad con cargo al erario…Así pues, se ha constatado que el ayuntamiento de Veracruz acumula irregularidades financieras por más de 64 millones de pesos, además de observaciones en la obra pública por otros 32 millones de pesos en 2018, que fue su primer año de gobierno y que según los auditores, difícilmente podrá solventar, lo que desde luego implicaría denuncias penales tanto en la Fiscalía General de la República (FGR) como en la Fiscalía General del Estado (FGE)...De acuerdo con las auditorías practicadas a ese municipio y de las cuales tiene conocimiento ya el Congreso del Estado, en la administración del ayuntamiento porteño se asignó obra sin contratos, se pagaron sobreprecios y hay obra pagada sin estar concluida…Resulta fácil observar una línea continúa de comportamiento que parece resultar de una propensión atávica de los Yunes en relación a su conducta cuando se encuentran en un puesto de poder…En los tres, se aprecia un enorme apetito por el dinero público y un arriesgado modo de utilizarlo para beneficio propio, lo que permite plantear una conclusión: o es producto de una pauta adquirida al reproducir el modelo de comportamiento del jefe de la familia –en cuyo caso, tanto Miguel Angel como Fernando, resultarían víctimas porque no son otra cosa que el resultado del aprendizaje de un hábito personal profundamente ambicioso del padre- lo que convierte a éste en un gran corruptor, o, por el contrario, en los dos vástagos se anidan hondos apetitos personales por hacerse del dinero fácil de las arcas públicas y al final de cuentas se trataría de hijos malos que han faltado a las enseñanzas de su amoroso y honesto padre…Los dos escenarios resultan profundamente perturbadores para la vida institucional y la salud financiera de las entidades públicas a las que ha llegado la familia Yunes. No sobra recordar el daño ocasionado por Miguel Angel Sr en el ISSSTE durtante el gobierno de Felipe Calderón al ocuparse personalmente de los multimillonarios negocios que representa la adquisición de medicamentos y por supuesto, su reciente paso por el gobierno veracruzano donde vino a profundizar la gravísima crisis económica que dejó Javier Duarte, otra inocente víctima de campañas mediáticas que buscan dañar su intachable imagen pública …Por lo demás, con los dos Migueles fuera de la posibilidad de manejar dinero gubernamental , Fernando ha hecho lo que su naturaleza le impone por mantener vigente el sello familiar de utilizar los recursos públicos para provecho propio. Sólo que a diferencia del pasado reciente cuando su papa era cobijado por el priísmo corruptor de Miguel Angel Osorio Chong-Enrique Peña Nieto a cuenta de atajar en Veracruz el avance de Morena, Fernando enfentará el proceloso futuro sólo con el apoyo del abogado de la familia, el fiscal Jorge Winckler porque para su mala fortuna, a los Yunes se les acabó el apoyo tanto del CDE del PAN como de la mayoría de los legisladores azules que prefieren dejar la nave antes de que se hunda por completo, arrastrándolos en su rápida caída.