Cultura

Rómulo Rozo: el legado de un artista universal en el sureste mexicano

agosto 07, 2019

Es punto obligado de los turistas el tomarse una foto en el monumento a la patria del paseo Montejo en la ciudad de Mérida. La obra narra los grandes momentos de nuestra historia, desde el Grito de Independencia hasta la Revolución Mexicana.

Iniciada la obra en 1945 tardó 11 años en concluirse y fue inaugurada por el presidente Adolfo Ruiz Cortines el 23 de abril de 1956.

La autoría de este icono meridiano es de Rómulo Rozo, artista colombiano que decidió radicarse en México después de una larga carrera de aprendizaje por el Viejo Continente.

Si bien es cierto que Rozo es conocido por el monumento mencionado anteriormente, también lo es que no es el único en México, pues su obra también se puede apreciar en la ciudad de Chetumal, en la Escuela Socialista Belisario Domínguez.

Artista ejemplar y mundial, Rozo legó al mundo diversas obras que hoy en día son invaluables como la Bachué, la Serpiente Sagrada y el Pensamiento.

Sin embargo, pocas personas tienen conocimiento que en la ciudad de Veracruz contamos con una obra de este artista universal.

Se trata del monumento a la Reforma realizado en 1959, en el marco del centenario de las Leyes de Reforma. En un inicio se encontraba sobre la calle de Morelos, posteriormente pasó al parque Zaragoza, lugar desde donde nuevamente fue trasladada a un pequeño parque en su lugar original en el centro histórico de la ciudad de

Veracruz.

La obra puede ser visitada sin restricciones y es de interés para nuestras futuras generaciones, pues en el relieve se puede observar a Don Benito Juárez firmando lo que se intuye son las leyes de Reforma ante la mirada atenta o más bien, impaciente de los liberales, entre los que se puede distinguir a Melchor Ocampo.