Política

Edil de Actopan habría ofrecido dinero a reportero por retirar la denuncia, revelan

agosto 07, 2019

La Fiscalía General del Estado (FGE) investiga al presidente municipal de Actopan, Paulino Domínguez, señalado como responsable de las amenazas al periodista asesinado Jorge Celestino Ruiz Vázquez, por su presunta participación en actos delictivos.

El secretario ejecutivo de la Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas (Ceapp), Jorge Morales Vázquez, señaló que esta investigación es independiente a la denuncia que presentó el corresponsal de Gráfico de Xalapa por las amenazas de muerte y agresiones en su contra, proferidas presuntamente por el edil de extracción panista, por lo cual éste podría ser desaforado.

"Claro, sí es prudente. Es más, Celestino nos comentó que el alcalde tiene antecedentes delictivos y ya tenemos por ahí algunos datos y es un tema muy importante. Entiendo que es algo que ya se está indagando (...) Él tiene una cuestión pendiente ante la justicia".

Además, confirmó que 15 días antes del asesinato del periodista, el director del periódico, José Luis Poceros, lo citó en sus oficinas para insistirle, por segunda vez, que aceptara los 10 mil pesos que el presidente municipal "le ofrecía como pago" a cambio de desistirse en su denuncia.

Jorge Morales indicó que el 19 de junio, el reportero le informó que el edil había enviado "un emisario" al director del Gráfico de Xalapa para hacer este ofrecimiento.

"Que le ofrecía a Celestino cubrirle los gastos de los daños a sus vehículos que fueron agredidos a finales de 2018, a cambio de que él dejara de publicar cosas y retirara la denuncia. Nosotros estábamos trabajando ese tema porque las investigaciones estaban estancadas, no había por dónde abrir más líneas de

investigación".

Agregó que incluso la Ceapp le hizo saber a Celestino la importancia de que su director acudiera a la Fiscalía General del Estado para informar sobre este mensaje del munícipe de Actopan por considerar que era prioritario en la investigación.

El reportero en ese momento señaló que solicitaría a su jefe que acudiera a brindar esos datos y dar a conocer quién fue el emisario enviado por el presidente municipal panista.

"Me dijo Celestino: ‘Déjame hablar con él’. Le dije que eso era muy importante que lo citen para saber quién es la persona que mandó el alcalde porque ahí ya estábamos hablando de algo más claro, de que alguien estaba interesado en que la denuncia se retirara y hubiera un arreglo y ya no criticara a (Paulino Domínguez)".

Ante estos hechos, Jorge Morales aseguró que el munícipe fue citado a declarar en calidad de testigo por el asesinato del periodista, que murió acribillado en la comunidad de La Bocanita la semana pasada.

Aun así, dijo que antes de su muerte, Celestino señaló a otros miembros del Gobierno municipal como responsables de las amenazas en su contra, "cercanos al munícipe y con poder de toma de decisiones".

"Nos reveló nombres de personas que tienen funciones muy cercanas, toman decisiones del municipio; incluso el edil anda con gente armada".

Además, consideró que la Fiscalía General del Estado tiene elementos para solicitar al Congreso local el desafuero de Paulino Domínguez a fin de que se le investigue por este caso sin la protección del fuero constitucional.

Sobre la protección que tenía el periodista por parte de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) mencionó que la dependencia ha señalado que sí contaba con estas medidas, pero demandó que la Fiscalía dé a conocer las bitácoras que debía entregar la dependencia para detallar qué días era visitado, así como el nombre de los agentes dedicados a esta labor.

"No sé qué pasó ahí. Ellos me dicen que sí estuvieron con él checando y que lo habían visto unos días antes y le habían ofrecido varias cosas. Pero no me tocaría determinar si alguien incumplió y si así fuera tendría una responsabilidad. Pero quien tiene todos los reportes es la Fiscalía".

No obstante, criticó que a siete meses de las agresiones a su vehículo, la Fiscalía a cargo de Jorge Winckler Ortiz no contaba con el informe de balística para establecer qué tipo de armas y calibres se usaron.

"Es un llamado a la atención a ese tipo de detalles porque ya había pasado mucho tiempo, seis meses, y no había el informe".