Sociedad y Justicia

Proyecto Rosetta

julio 28, 2019

La Piedra de Rosetta es una estela en forma de lápida que contiene una inscripción bilingüe, escrita en dos lenguas: egipcio y griego; grabada con tres tipos de escritura; está estructurada de la siguiente manera: en la parte superior, se encuentran 14 líneas de jeroglíficos, escritura que estuvo vigente durante más de 3 mil años en Egipto, desde el cuarto milenio antes de Cristo hasta la dominación romana, los jeroglíficos se usaban principalmente en documentos religiosos; la parte media de la estela contiene 32 líneas escritas en demótico cursivo, escritura que apareció en el siglo VIII a.C. y permaneció en uso hasta el siglo IV d.C., se usaba en los documentos de índole administrativo, y en la parte baja se encuentran grabadas 54 líneas de griego antiguo, que era una lengua hablada y escrita en esa época.

El texto es un decreto publicado por la asamblea de sacerdotes de Memphis, con motivo del primer aniversario de la coronación Ptolomeo V Epífanes, emperador del alto y bajo Egipto, el texto señala los honores que debían brindarse al emperador en todos los templos de Egipto, fue elaborada en marzo del 196 a.C.

En julio de 1799 un destacamento del ejército francés encontró una fortaleza egipcia en la ciudad de Rashid, ubicada en el norte de Egipto, 70 kms al este de Alejandría; debido a que no podían pronunciar el nombre de la ciudad la llamaban Rosetta, ahí desenterraron un bloque de piedra de aproximadamente 760 kilos que fue nombrado como la Piedra de Rosetta.

La estela fue llevada a El Cairo donde fue estudiada por expertos, ahí se dictaminó que las tres escrituras contenían el mismo texto, sin embargo, no se pudo traducir porque los jeroglíficos habían caído en desuso desde hacía mil años; de tal forma, el hallazgo se convirtió en un reto para los investigadores. En 1801 el ejército inglés derrotó a las tropas francesas en Egipto, llevando la piedra de Rosetta a Londres donde, desde 1802, se encuentra en el Museo Británico acompañada de la siguiente inscripción: "conquistada por los ejércitos británicos", actualmente es la pieza con más visitas en el museo.

Sin embargo, correspondió al lingüista francés Jean-François Champollion descifrar los jeroglíficos egipcios. Su estudio lo llevó a considerar que los jeroglíficos que habían sido considerados únicamente como símbolos ideográficos, esto que es, que representaban una palabra, también poseían un significado fonético, como los alfabetos; esta nueva conceptualización le permitió desarrollar un método y descifrar la estela. Champollion nació en Figeac, el 23 de diciembre de 1790, desde niño estudió lenguas vivas y muertas; se doctoró en Historia Antigua en la Universidad de Grenoble; dedicó su vida al estudio de la escritura jeroglífica egipcia, en 1824 publicó su libro Précis du systeme hiéroglyphique des Anciens Égyptiens; es considerado el padre de la egiptología, pues gracias a su trabajo se pudo acceder al estudio del antiguo Egipto, murió en París el 4 de marzo de 1832.

En el año 2000, lingüistas y etnólogos consideraban que de los 7 mil idiomas existentes en el planeta, para finales del siglo XXI probablemente la mitad caerían en desuso, ante esta perspectiva, la Long Now Foundation con sede en San Francisco, California, desarrolló el Proyecto Rosetta con el objetivo de recopilar las lenguas que actualmente existen, con la finalidad de crear un documento científico e histórico para futuras generaciones. Un equipo de científicos de la Long Now Foundation elaboró un disco de titanio de 7,5 cm de diámetro que contiene 13 mil páginas con la información y ubicación geográfica de mil 500 de las lenguas que se hablan en el mundo, el texto grabado en cada una de ellas es el primer versículo del génesis, el disco se concluyó en 2002.

El 26 de febrero de 2004 la Agencia Espacial Europea que diseñó la Misión Rosetta puso en órbita a la sonda espacial Rosetta, que llevaba en su interior el disco Roseta; el 6 de agosto de 2014, después de un viaje de 10 años la nave de tres toneladas aterrizó sobre el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko; ahora mil 500 lenguajes de la humanidad viajan sobre un lejano cometa a lo largo del sistema solar.