Economía

Escasez de gas natural afecta a industria; detienen labores en empresa alcoholera

julio 21, 2019

Orizaba, Ver.- La suspensión del suministro de gas natural en una de las empresas del parque industrial del Valle de Orizaba advierte de una posible escasez de combustibles que afectaría a la industria y al comercio; la empresa "Alcoholera del Valle", desde hace casi un mes detuvo sus labores a consecuencia de que Petróleos Mexicanos (Pemex) dejó de suministrar ese combustible.

Los trabajadores revelaron que hace casi un mes se paró la producción de alcohol industrializado, que es el principal producto que se tiene en esta industria ubicada en el sur de Orizaba; la suspensión del suministro se debería a una probable escasez de combustible en Petróleos Mexicanos, sin embargo, la versión no ha sido confirmada.

La empresa, propiedad de Armando Monterrosas, tiene pérdidas económicas debido a que se agotó el producto para su venta, lo que impacta las finanzas, sin embargo, trascendió, que hasta el momento los 500 trabajadores de la empresa no han sido afectados en sus salarios, aunque no se descarta que pudiera haber un recorte en los salarios de los obreros y personal administrativos y ejecutivos.

Este sábado, en una rápida protesta, obreros y personal de la alcoholera con una manifestación demostraron su rechazo a las consecuencias de la reforma energética, pues al parecer ha provocado la escasez de gas natural, que es uno de las materias básicas para la producción industrial en la mayoría de las empresas de la zona centro del estado. Pese a la protesta de los trabajadores la empresa no ha hecho oficial su postura.

La Alcoholera del Valle en diez años ha estado envuelta en accidentes que costaron la vida a tres de sus trabajadores: en 2009 dos trabajadores murieron en el interior de una poza receptora de melaza (sustancia espesa, dulce y de color oscuro que queda como residuo de la cristalización del azúcar de caña; se emplea como alimento y en la elaboración de ron), en esa ocasión la empresa fue multada porque trabajaba sin los permisos correspondientes, e incluso la Comisión Nacional del Agua (Conagua) la clausuró bajo la orden de suspensión número OC6C-DAA-005/2009. El accidente más grave fue la explosión en una de las calderas que provocó la muerte de un trabajador, los sucesos ocurrieron en abril de 2011, en ese entonces el ex gobernador Javier Duarte de Ochoa confirmó que la empresa sería clausurada en definitiva, sin embargo dejó de trabajar sólo un par de meses.