Política

Gobierno de AMLO "sigue en su luna de miel con la oligarquía", opina EPR

julio 18, 2019

Orizaba, Ver.- El Ejército Popular Revolucionario (EPR) ha calificado al gobierno de López Obrador como la continuación del modelo neoliberal, pero con un incremento en la crisis de seguridad: "el país continúa en el baño de sangre, por miles de asesinatos... Está lejos de la paz social pregonada". En un comunicado, señala que el país "está gobernado por contradicciones; vivimos las nefastas consecuencias de la crisis económica que se niega desde las declaraciones presidenciales".

Asimismo, el EPR hace un balance de los primeros siete meses del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, y advierte que el nuevo régimen sigue la misma práctica que los viejos gobiernos:

"La actual junta administrativa presenta un país maravilloso fundado en sus propios datos, que al confrontarlos con los resultados están muy alejados de la realidad. La visión del Estado mexicano se impone a través de la vieja práctica que constituye la demagogia", señala en su primer párrafo.

En estos meses de gestión, señala, "la República ‘Amorosa’ está lacrada por la violencia que emana del Estado y el poder oligárquico; el país continúa en el baño de sangre por los miles de asesinatos; entre ellos, ejecuciones extrajudiciales con móviles políticos; la desaparición forzada de personas sea por motivos políticos o sociales sigue siendo parte de la violencia que azota al país, las víctimas por igual son del pueblo. El país está lejos de la paz social que se pregona", expone.

La existencia de la violencia en México, acusa, "tiene origen en el régimen y es administrada por el Estado, de manera abierta o velada es ejecutada tanto por instrumentos legales e ilegales o por instituciones políticas o empresariales, el vínculo entre ellos es la venia del Estado mexicano. Es la violencia de clase que se ejerce contra el pueblo".

Por ello, explica, "el pueblo trabajador continúa viviendo las nefastas consecuencias de la crisis económica que se niega desde las declaraciones presidenciales; son múltiples las condiciones materiales de existencia que ponen en evidencia una creciente pauperización y desigualdad económica de la sociedad, consecuencia de la política económica del régimen que la actual junta administrativa se empeña en negar".

"El neoliberalismo como política económica burguesa sigue intacto. El poder burgués sigue incólume y la dictadura del capital se ha fortificado con la existencia del actual gobierno, lejos de una transformación radical, lo que vivimos en México es la continuidad de la explotación y opresión capitalista que cada vez polariza más a la sociedad", acusa esta agrupación clandestina.

El texto continúa al asegurar que la actual junta administrativa navega en un mar de contradicciones: al mismo tiempo que pregona gobernar primero para los pobres, sigue en su luna de miel con la oligarquía, en vísperas de matrimonio con ella, es decir, ésta está de plácemes con la actual política del gobierno; se habla de paz y reconciliación, sin embargo, el aparato policiaco militar se reorganiza con el propósito de ser más efectivo en el control social que conlleva la aplicación de medidas profascistas mucho más nítidas que las anteriores administraciones, según el EPR.

Insisten: "El jefe del Ejecutivo con insistencia afirma, que no va dar orden de reprimir al pueblo, no obstante, solapa a gobiernos estatales que ejercen la represión como política de gobierno, verbigracia, el de Chiapas.

"El reacomodo del aparato policíaco militar exhibe las contradicciones al interior de la junta administrativa, la rebelión de una parte de la Policía Federal, al igual que la de las togas negras y una parte de los empresarios, denotan las contradicciones interburguesas y la confrontación entre los diferentes grupos de poder que se disputan el control del Estado y la defensa a ultranza de privilegios".

En los meses que lleva en funciones la actual junta administrativa, por su política se confirma el carácter burgués del gobierno; éste está en constante contradicción con la realidad que vivimos los mexicanos, los fenómenos intrínsecos del capitalismo, como el desempleo, el subempleo, la precariedad y pauperización de las masas trabajadoras son una constante, finaliza.