Política

Toma de Palacio no es sino maniobra política: Juárez

julio 11, 2019

La toma de Palacio de Gobierno que quiso hacer el alcalde de Pajapan, José Luis Hernández González, con el pretexto de que se incumplió con una obra caminera, fue un cálculo político en el que el subsecretario de Gobierno, Carlos Juárez Gil, percibe la mano del ex gobernador, Miguel Ángel Yunes, y el ex secretario de Gobierno, Rogelio Franco Castán.

Según el funcionario, se trató de una medida innecesaria al estar anteriormente comprometida la realización de dicha obra, "además de que nunca se les trató con violencia ni se usó la fuerza pública pese a que ellos buscaban provocar una confrontación".

Explicó que la prueba de la intervención de los exfuncionarios fue la pronta actuación del dirigente estatal del PRD, Jesús Velázquez, para tratar de sacar ventaja política de un hecho que fue inflado mediáticamente por la solicitud de la presencia de la CEDH, cuando ni se les maltrató ni se les impidió que abandonaran el edificio.

"Lo que se hizo fue el protocolo para evitar que cumplieran con su propósito de arrinconar al Gobernador quien se encontraba desahogando su agenda de trabajo, por lo que a mí me correspondió atenderlos".

Juárez Gil insistió en que el munícipe perredista trató de presionar para que el camino pactado de una longitud de 25 kilómetros fuera concluida de forma inmediata cuando existía un acuerdo con ellos para que en una primera etapa se construyeran los cinco kilómetros iniciales, a más de que posteriormente podrían hacerse nuevos acuerdos para ampliarla.

Esta obra, dijo, será licitada por la SIOP y empezaría su ejecución en septiembre. Este tramo carretero tiene un costo de alrededor de 20 millones de pesos e incluye obras alternas de guarniciones y banquetas.

Pero el alcalde de Pajapan trató de forzar a que se hiciera el 40 por ciento del proyecto que elevaba la inversión a más de 35 mdp "por lo que se le recordó que ya hay un planteamiento a realizarse en etapas pues el costo total de la obra supera los 80 mdp".

El subsecretario de Gobierno insistió en que los agentes y subagentes junto con el munícipe sureño presentaron una conducta violenta y agresiva y se hicieron las víctimas para lucrar mediáticamente con el supuesto uso de la fuerza gubernamental en su contra pese a que ya había habido acuerdos y comunicación previa con ellos.

Al final, dijo, el gobierno le cumplió al pueblo de Pajapan porque se confirmó la promesa de invertir los 20 mdp y si hay un remanente en el gasto al final del año, se replantearía la posibilidad de continuar con la carretera.