Sociedad y Justicia

Problemática del medio ambiente no ha sido una prioridad para el actual régimen: CIMA

julio 08, 2019

Orizaba, Ver.- La reducción de los presupuestos para la reparación y conservación del medio ambiente, en el estado y el país, no únicamente dejan en claro que la materia no es prioridad para el actual régimen de gobierno, sino que además se arriesga a un colapso ambiental en menos cinco años, "no sólo en la calidad de los ecosistemas sino en el desarrollo económico, desprendido de la reducción de recursos naturales".

Pese a que la problemática ambiental no se ha detenido sino por el contrario es obvio que se ha incrementado, considera Graciano Illescas Téllez, presidente del Consejo Intermunicipal de Ambientalistas (CIMA), las políticas públicas del estado y la federación han puesto a la gestión ambiental en el sótano de la escala de prioridades, y si en el actual sexenio ello no se revierte, el panorama para 2024 será extremadamente crítico, no sólo en la calidad de los ecosistemas, sino en la salud pública, la estabilidad política, el bienestar social y el desarrollo económico, pues el deterioro de los recursos naturales afecta a estos últimos.

Ello puede demostrarse, dice, de manera muy matemática, incluso consultando las fuentes oficiales, pues los presupuestos al sector medio ambiente se han reducido dramáticamente en apenas cuatro años, y tan sólo en 2019 se han registrado despidos masivos, al menos al nivel federal, en tanto que en Veracruz se han incrementado la burocracia y las actividades punitivas, no así la inversión pública para la conservación en áreas críticas en alianza con las organizaciones de la sociedad civil, la iniciativa privada y las instituciones académicas y de investigación.

El también coordinador estatal de la Iniciativa Ciudadana Ambiental Veracruz (ICAV), señaló que por ejemplo la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) pasó de un presupuesto de 67 976.7 millones de pesos en 2015, a 31,020.4 millones de pesos en 2019 y esto provocó el despido, tan sólo en este año, de más de 16 mil trabajadores.

Otra muestra lo tenemos explica, "en la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema), en Veracruz que pasó de 132.6 millones de pesos en 2013, a 45.9 millones de pesos en 2019. Lo más complicado, es que gran parte del Fondo Ambiental Veracruzano (FAV) se ha utilizado para ingresarlo a la operatividad de Sedema y no al financiamiento de proyectos de conservación ambiental en campo, como está propuesto en su esencia original.

En particular, "en nuestro estado se observa una variante, la Procuraduría Estatal de Protección al Medio Ambiente (PMA) sí incrementó su presupuesto en 4.3 millones de pesos en relación al año anterior, al parecer, sobre todo para establecer oficinas regionales, a fin de incrementar su operatividad para la ejecución de acciones punitivas a infractores ambientales, lo cual no está mal, pero ello no va seguido de una política de incentivos que promuevan el cuidado ambiental de cuerpos de agua contaminados, mejoramiento del sistema estatal de rellenos sanitarios, reforestación intensiva, administración de áreas naturales protegidas públicas y privadas, educación ambiental, o el rescate de especies prioritarias de importancia para el estado".

Nada de eso, advierte, "está previsto en los presupuestos 2019, además de que a estas alturas del año aún no contamos con el Programa Veracruzano de Medio Ambiente 2019-2024, debidamente consensado y legitimado con la sociedad.

A pesar de que ya se han tenido acercamientos con la titular de Sedema, estos y otros planteamientos no han sido debidamente escuchados y por el contrario se nos dice que todo va muy bien, pero no es esa la percepción que tenemos los ambientalistas, por lo que pronto buscaremos nuevos acercamientos, pero esta vez con el gobernador, el Congreso y la propia Semarnat, cuyos resultados anunciaremos posteriormente, según señala.