Política

Mala tendencia

julio 08, 2019

Durante el fin de semana, La Jornada Veracruz destacó como nota principal el informe de la Red por los Derechos de la Infancia en México respecto a la situación de los niños trabajadores en el estado. Casi la mitad de ellos viven en pobreza severa o extrema, el resto en pobreza moderada. Una parte significativa de los niños que trabajan no reciben ingreso por lo que hacen. Un matiz adicional de las consecuencias del neoliberalismo. Unicef define que la pobreza infantil puede perdurar de por vida, tanto a nivel físico como emocional, limita seriamente la capacidad de aprendizaje y condiciona la productividad de la persona en el futuro.

Hasta el 60% de los niños del continente entre 0 y 4 años pertenece a un hogar donde sus madres no tienen trabajo o padecen mediocres condiciones laborales. Las consecuencias del neoliberalismo. Ésta es la condición de la infancia hoy y las consecuencias de ello serán a largo plazo. El impacto que tendrán las consecuencias del régimen anterior en la formación de capital humano y en la facilitación en la sociedad de relaciones colaborativas será grande. Reconstruir las relaciones de confianza en la sociedad lleva tiempo y por eso es altamente deseable que tanto autoridades como sociedad en cualquier nivel de organicidad en el que se encuentre, dediquen tiempo a modificar los incentivos perversos para el individualismo y convertirlos en incentivos para la confianza y la colaboración. En breve, civismo elemental, acuerdos para la convivencia. La educación con base al aprendizaje de hábitos virtuosos republicanos. No prohibiciones por miedo, sino razones por sentido.

Gobierno y sociedad deben abocarse sin pretexto a restablecer las condiciones de bienestar de la niñez en el estado. De eso depende en gran medida la calidad de futuro del estado.