Política

La faena. Presupuestívoro busca el ORFIS

julio 02, 2019

En el mundo al revés que dejó como herencia Miguel Angel Yunes Linares, al margen del más puro acto de nepotismo imaginable al haber pretendido heredarle a su hijo la gubernatura, la joya de la corona del yunismo fue la conformación del Consejo Ciudadano del Sistema Estatal Anticorrupción…Ahí puso como presidente al "ciudadano" Sergio Vázquez Jiménez, de clara filia panista empresarial, quien antes habría sido acusado de incumplir contratos con el municipio de Xalapa, en un debate que aún sigue vigente y del cual niega cualquier irregularidad…Con todo y que existían en su contra observaciones de órganos fiscalizadores , la pesada mano del patriarca del Estero lo ungió como jefe de la institución anticorrupción…. Aunque ya existían evidencias del manejo poco escrupuloso y discrecional del presupuesto del Consejo Ciudadano, fue hasta que concluyó su periodo cuando se supo de forma fehaciente de que el mote Anticorrupción fue una farsa pues se le detectaron actos oscuros, irregularidades en el manejo de los recursos públicos, anomalías fiscales y hasta laborales…Según publicaciones en diversos medios, funcionarios del Sistema Estatal Anticorrupción se habrían asignado ilegalmente un contrato de licitación pública, además que la institución se politizó debido a que los ciudadanos como los cargos directivos del CC del SEA , todos identificados con el proyecto monárquico sucesorio de la familia Yunes, se empoderaron en el tramo final de ese gobierno, y ya encarrerados, recibieron además pagos por servicios sin que mediara un contrato de por medio ni comprobaran sus actividades…Y aunque el sucesor de Vázquez Jiménez, Emilio Cárdenas Escobosa negara que estas "irregularidades" configuren actos de corrupción, el daño hecho en términos de prestigio, credibilidad y capital moral al organismo anticorrupción lo ha dejado prácticamente en estado zombi…Quizá en la lógica del yunismo en la que todo se valía, menudeo la contratación de personal sin pago del IMSS; hubo compras con dinero público sin licitar y vivieron en un desorden administrativo proverbial para un ente encargado precisamente de observar la regulación y el uso impecable del erario… Una publicación de El Universal relata que tras una auditoria realizada por el ORFIS, se detectaron movimientos bancarios fantasmas lo que los llevó a encontrar una especie de simulación al entregarle a una empresa –Grupo Informático de Xalapa- que no cumplía con ciertos requisitos una adjudicación por compra de bienes informáticos superior al millón 200 mil pesos…De forma lateral, lo que resulta escandaloso en tiempos del yunismo en los que la inversión pública se vio paralizada y se acrecentaron las condiciones de marginación y endeudamiento público, fueron los salarios autoasignados por los propios Consejeros y su Presidente…Según ese medio, "los cuatro integrantes recibieron por honorarios en un periodo de siete meses un total de dos millones 144 mil pesos sin que se hubieran autorizado las condiciones contractuales". Así que en octubre del 2018, "cada uno recibió un pago por 306 mil pesos correspondiente al periodo junio-septiembre. En noviembre, diciembre y enero del 2019 recibieron pagos cada mes por 76 mil 603 pesos" bajo el mismo esquema discrecional y presupuestívoro pues no existía autorización para la definición salarial ni la firma de dichos contratos. Sobra decir que en todo ese periodo, escasearon o de plano fueron nulas las actividades realizadas por los zares anticorrupción…En resumen, el SEA se convirtió en la antítesis de su genésis. Pues bien, su primer presidente, el mentor de todos los yunistas enquistados ahí, ahora pretende participar en el proceso de selección del Auditor encargado del ORFIS…Así, sin ningún rubor ni pena, Vázquez Jiménez busca seguir contribuyendo a combatir a la corrupción..