Política

Certidumbres impostergables

julio 02, 2019

Se ha cumplido un año de los comicios federales que prácticamente fulminaron electoralmente al pacto de impunidad. En los siete meses del actual gobierno se ha publicado información desde diversas fuentes que muestran la magnitud de la corrupción de las administraciones neoliberales, priístas y panistas por igual. No sólo en el nivel federal, también en el estado. Lo que hasta ahora se ha ido decantando es abrumador. Las élites políticas del régimen anterior promovieron e hicieron uso de una escala de latrocinio industrial, nunca visto en la larga y documentada historia de la corrupción nacional, desde el virreinato. Casi podría decirse que los 37 años de gobiernos neoliberales prianista saquearon tanto o más como los 300 años de Colonia. La escala de la corrupción y negocios turbios a costa del dinero y bienes públicos ha sido inmensa y ha hecho casi tanto daño como como la viruela que devastó a las naciones originales de lo que hoy es México. Entre el empobrecimiento de grandes masas de clase media de origen obrero o campesino, la deforestación, los contratos y concesiones a empresas señaladamente corruptas como OHL y Odebrecht, por mencionar sólo un par, el país está en condiciones seriamente precarias.

En 37 años de neoliberalismo mexicano se destruyó la base de producción agrícola nacional y se importa ahora casi completa la ingesta del país. La interesada estupidez de abandonar la producción de refinados ha tenido y tiene costos altísimos no sólo para la población en su vida cotidiana, sino que redujo –junto con la importación de alimentos– el ejercicio pleno de la soberanía, además de poner en una situación de fragilidad permanente la seguridad nacional. Más el crimen organizado, inmensamente fortalecido por la supuesta guerra contra las drogas.

En seis movidos meses los gobiernos federal y estatal han hecho modificaciones sustantivas para recuperar lo perdido, pero la acumulación de problemas por el abandono es muy grande. Pero además de los asuntos de economía, corrupción, existen otros que también es preciso atender de manera urgente. Es el caso de las mujeres y el ejercicio pleno y sin adjetivos de todos sus derechos. Cosa que en Veracruz no sólo no se cumple sino que se violentan sobre bases diarias.

Se denuncia y se procesa a un número de mujeres por haberse practicado un aborto aún y cuando las reglas del juego vigentes lo permiten en caso de violación. Ejemplos de una situación que debe ser corregida inmediatamente. Entre feminicidios y persecuciones legales la situación de las mujeres en Veracruz es decididamente adversa. Esto debe ser corregido por tomadores de decisiones y hacedores de leyes por razones que no merecen explicación ni mayor argumentación.

Hay muchas cosas por resolver además de lidiar con el hostigamiento de quienes se resisten al cambio, ninguna de ellas justifica que continúe la situación actual de las mujeres en Veracruz. Es un asunto respecto al cual no hay justificación ni explicación posible, dar certidumbre y seguridad a las mujeres en el estado es imperativo hoy.