El fiscal Jorge Winckler protege a criminales, acusa Cuitláhuac
julio 01, 2019 | Norma Trujillo Báez, Fernando Inés Carmona, Jair García y Édgar Escamilla

Mientras inocentes siguen perdiendo la vida en Veracruz a causa de los ataques entre grupos criminales, la Fiscalía General del Estado no ha logrado vincular a los presuntos delincuentes a delito alguno, lo que dificulta lograr su detención, que al darse, es esquivada fácilmente por los cabecillas, quienes han aprendido cómo librar la acción de la justicia por las omisiones de fiscales; incluso, llegan a revertir los procesos acusando violaciones a sus derechos.

En entrevista exclusiva para La Jornada Veracruz, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez señaló que existe complicidad entre presuntos criminales con fiscales y policías, operando en total impunidad en todas las regiones del estado, desde Pánuco hasta Coatzacoalcos y que su gobierno no permitirá más actos como el ocurrido el fin de semana pasado en Acultzingo.

"Desde enero tenía un panorama de lo que ocurre en el estado, luego de la conformación de las Mesas para la Paz, en las que participaron corporaciones de los tres órdenes de gobierno, llegando a la conclusión de que las bandas criminales estaban siendo protegidas desde dentro.

"Sin embargo, cuando se pretendió detener a los principales cabecillas, se toparon con el hecho de que no se contaba con órdenes de aprensión, a pesar de que, en algunos casos, la actividad e identidad del presunto delincuente era del dominio público", sostuvo el gobernador.

Agregó que lo ocurrido en la zona centro del estado, especialmente en Acultzingo, se explica como una venganza entre los grupos criminales que operan en la zona, que estaban ligados al robo de trenes, pero que se dividió tras la estrategia para disminuir la comisión de este delito. "Una vez que disminuye el asalto a trenes y robo de combustible, el problema se traslada hacia el asalto al transporte, secuestro y giros negros... una banda se dividió y fueron liderados por Roberto "N", El Bucanas, y El Jimmy.

"En este caso se dio un cobro de cuentas entre ambos bandos, acusándose mutuamente de traición. Se endurece cuando una de las partes mata a un joven y manda mensaje al Bucanas y entregan en pedazos el cuerpo, reaccionando de forma violenta, perdiendo la vida personas inocentes, como contestación.

"No vamos a permitir este tipo de venganzas en las que muere gente inocente. Estamos intentando detener a estas personas, pero no cuentan con órdenes de aprehensión, por lo que se tiene que accionar cuando se encuentran cometiendo algún delito, lo que ha sido muy complicado", explicó.

García Jiménez advierte que los criminales saben ahora cómo esquivar la ley cuando son detenidos, cómo revertir el proceso acusando que sus derechos son violados, recibiendo además ayuda de la Fiscalía. "En primera porque (la FGE) no emite las órdenes de aprehensión; dice que está investigando y no hace nada en los casi tres años que lleva el fiscal no tenga claro quiénes son los causantes de la violencia..."

"No se vale decir que ha iniciado las investigaciones, que lleva 200 diligencias, pueden ser mil, pero no las concluye. Es tan obvio quienes están detrás de la violencia, que no puedo creer que los fiscales regionales, el director de Periciales, no hayan logrado vincular a alguno de ellos a alguno de los delitos, a menos que estén protegidos, como lo hemos demostrado".

Aseguró que desde el Gobierno del Estado se trabaja para detener a los líderes de ambos bandos, por lo que espera que la Fiscalía haga conciencia, que la población reclame para que emita las órdenes de aprehensión y concluya las investigaciones.

Unidad especializada de la Fiscalía, parte del negocio del secuestro

"Veracruz está en los últimos cinco lugares en el índice delictivo (en el país) por cada 100 mil habitantes", sostuvo el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, quien añadió que a él no se han acercado jamás los grupos delincuenciales "porque no lo permito" y sin titubeo lanzó una acusación que la Unidad Especializada en Combate al Secuestro (UECS) de la Fiscalía General del Estado de Veracruz "es parte del negocio del secuestro" y por eso –ironizó– se debe cambiar su nombre a "Unidad Especial de Negociación con los Secuestradores".

Esa declaración la hizo al acudir al festejo del décimo aniversario de La Jornada Veracruz, medio al que calificó como uno de los que hace 10 años dio voz a los que los demás medios en el estado no se las daban, en medio de un ambiente adverso para la libertad de expresión.

El mandatario estaba allí, sonriente, sentado en la cabecera de la mesa y en las otras sillas cuatro reporteros de este medio listos para hacerle preguntas. Tranquilo atendía los cuestionamientos, pero una de sus primeras respuestas fue que había disminución en los índices del delito en el estado de Veracruz. Entonces se le inquirió:

–Usted dice que ha habido detenciones de criminales, pero en la percepción de la ciudadanía es que hay inseguridad en muchas zonas del estado, ¿se va a proponer Guardia Nacional en algunas otros municipios y también ¿si algún grupo criminal se ha acercado con usted?

–La percepción, pudiéramos trabajar en ella, pero yo prefiero los hechos, porque cambiar la percepción es muy fácil. No olvidemos a Fidel Herrera cuando el estado estaba en un desastre: se preguntaba ¿hay trabajo? la respuesta era no, ¿Cómo te está yendo? la respuesta "muy mal y ¿Qué opinas del gobernador? respondían muy bueno, así era porque él (Fidel) logró cambiar la percepción pública de él, pintando todo de rojo, cruzando un charco descalzo, soltando billetes a donde iba.

Con una mirada fija con su interlocutor continúa el gobernador: "Prefiero que me critiquen por la percepción pero que por los hechos no puedan hablar. Por ejemplo, que sepan que en la incidencia delictiva total estamos muy por debajo de muchos estados, está Ciudad de México, Jalisco, Guanajuato, Baja California, Nuevo León, Chihuahua, Querétaro, Tabasco, San Luis Potosí e Hidalgo y después Veracruz. Hay algo importante que señalar, estos datos no los damos nosotros, los da la Fiscalía, y aquí en Veracruz ni modo que digamos que la Fiscalía me está haciendo un gran favor, al contrario, hasta yo dudo (de sus cifras). Deberíamos estar más abajo en la incidencia delictiva porque ellos alimentan al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública."

Si viene el senador Julen Rementería, le podemos decir: "Tú eras parte de un gobierno que dijo que en seis meses iba a detener esto (inseguridad), y que nosotros logramos en seis meses bajar los índices delictivos.

Eso es en incidencia delictiva, pero recordemos que entre mayor población mayor índice delictivo, porque el tema transversal como el de la pobreza incide en el número de población y hay una correlación con los delitos. Es decir, entre mayor población mayor pobreza y por lo tanto mayor índice delictivo.

Pero Veracruz está en los últimos cinco lugares en índice delictivo por cada 100 mil habitantes, eso nos refleja el mes de mayo y eso que fue un mes difícil a nivel nacional, acentuó García Jiménez.

Nosotros vemos las variaciones, de un año atrás, por ejemplo mayo 2019 contra mayo de Miguel Ángel Yunes (2018), quien decía que sí sabía de inseguridad, bajamos menos 6.7 por ciento, a él se le disparó la inseguridad en sus seis meses. Aquí se demuestra que se bajó –enseña las gráficas en la variación de homicidio doloso, en un comparativo de mayo 2018 y mayo 2019­ y eso que él sabía de seguridad, yo no.

La variación de homicidio doloso, que es el complicado, estos son los estados que estaban por abajo de la media nacional, pero muy lejos de los primeros estados, Veracruz está en octavo lugar con 143 homicidios. Aquí se ve que muchos gobernadores hablan que están muy bien, pero las cifras los desmienten. Escuché al gobernador de Hidalgo hablaba muy bien pero me recordó a Fidel Herrera y vi sus cifras y pues dije no le va tan bien, porque siendo tan poquita población, sale muy disparado.

En el tema tan delicado: feminicidios. Si nosotros sumamos las muertes por homicidio doloso en contra de una mujer –que sean catalogados como feminicidio o simplemente como homicidio doloso–, pero si nosotros vemos el número de asesinatos de una mujer estamos por debajo de lo que tenía Yunes. Es decir, mataron más mujeres cuando estaba Yunes que con nosotros, nadamás que el fiscal a todos los asesinatos de mujeres los cataloga como feminicidios y a veces no hay ese elemento (para afirmar) que las matan por cuestión de género.

–¿Cómo va su administración en cuestión de desapariciones?

–En desapariciones es complicado porque todo está en manos de la Fiscalía. Nos reportan al 911 algunos nada más, de ahí la Unidad Especializada en Contra el Secuestro empieza a catalogar si es una desaparición forzada o es secuestro; y ha subido el secuestro. De las desapariciones, el fiscal en el último reporte dijo desaparecieron 30 pero encontramos a 18, pero hay una manipulación perversa con tal de golpearnos con el tema: no disminuye los localizados y deja los 30 casos. No me importa si nos golpea, pero lo grave es que no podemos tener la cifra real para saber qué está sucediendo y entonces saber qué hacer, es lo más grave. ¿Cómo vamos a prevenir si no sabemos en dónde está sucediendo y qué tipo de delito fue".

El gobernador también habló de la Unidad Especializada en Combate al Secuestro (UECS) de la Fiscalía General del Estado de Veracruz, que dirige Jorge Arturo Rodríguez Pucheta. Al respecto, señaló que cuando se dio el secuestro del comunicador Marco Miranda Cogco, se buscó que se diera atención inmediata al caso pero Rodríguez Pucheta estaba dormido, cuando se trataba de una cuestión tan delica da; porque aquí hay un historial.

Sobre este caso, el gobernador también retó al fiscal general del Estado, Jorge Winckler Ortiz, para que encuentre a quienes levantaron al periodista, "quiénes son quienes lo levantaron, porque eso no se ha investigado, no hay resultados".

La Unidad Especializada en Combate al Secuestro, siempre que pasa un secuestro dice –al Gobierno del Estado– ‘no se metan, yo lo resuelvo’. Al final, la víctima se alegra pagando 100 mil o 200 mil pesos. Está bien que los liberen y que estén vivos, pero esos que secuestraron van a seguir secuestrando. Mejor cámbiate el nombre a Unidad Especial de Negociación con los Secuestradores. Entonces (como Unidad antisecuestro) tienes que identificar quiénes fueron los secuestradores; pero yo ya tengo las sospechas. Lo digo con toda seriedad: que la UECS es parte del negocio del secuestro.

Y luego de estas acusaciones, detalló que a él "no se han acercado jamás los grupos delincuenciales porque no lo permito. El mensaje es claro: vamos por todos ellos y si se acerca uno, rápido lo esposo, lo agarro".

Alistan denuncia contra fiscal por vínculos con grupos de delincuentes

El probable vínculo de Jorge Winckler con bandas de secuestradores que operaban en la región de Coatepec serían los argumentos que el Gobierno del Estado presente para denunciar, ante la Fiscalía General de la República (FGR), al aún fiscal general. Hay datos que revelan que, desde esa instancia, se ordenó la liberación de un secuestrador de alta peligrosidad, aprehendido posteriormente por la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

El gobernador, desmenuza las acciones con las cuales el fiscal, primero, demostró su falta de lealtad con los veracruzanos, pero además su probable vínculo con bandas delincuenciales que operaban, por ejemplo, en la zona de Coatepec, según señala.

"El supuesto Cártel del Siglo es una pantomima, no es un cártel. La Fiscalía General de Estado lo sabía; el fiscal fue el que me informó a mí que no lo era. Él fue el que nos dijo, no le quedaba otra porque a mí no me puede mentir. Yo tenía los datos de que era una banda que operaba entre Coatepec y Xalapa, que estaba escalando sus operaciones. Eran asaltantes, secuestradores, ladrones y al ir creciendo igual empezaron sus diferencias y quizá unos decidieron abrirse para operar con un cártel. Quizá los pusieron a prueba, quizá les dijeron ‘les encargamos esto’ y lo primero que les encargaron fue ejecutar a los ex miembros de ese grupo que se llamaba la Banda de Los Arenales", según relata en la entrevista sostenida.

"Ellos inventaron todo eso –narra Jiménez García–, se pusieron el Cártel del Siglo y eso igual te indica que eran delincuentes de muy bajo nivel o que estaban iniciando, porque no estaba de por medio la droga. Autodenominarse cártel, los pone en la mira de quienes sí lo son; a menos que te respalde otro te atreverías a denominarte como cártel, porque no te la van a perdonar. No quieren al enemigo ahí, surgiendo", precisa.

Continúa: Nos fuimos contra ellos y cuando ya casi los teníamos identificados, a la Fiscalía del Estado no le quedó de otra más que detenerlos, pero igual fue (con) una presión mediática. Si no lo hacía, los íbamos a acusar de cómplices, ya tiene todo. La colaboración de las fuerzas coordinadas permitió su detención, pero eso fueron apenas los indicios de otras bandas que operaban en Coatepec y descubrimos la complicidad del fiscal general, (pues) no tenía órdenes de aprehensión en contra de los secuestradores.

Por eso digo que hay una complicidad entre la Unidad Especialidad en Combate al Secuestro (UECS) y el fiscal Jorge Winckler Ortiz con las bandas de criminales, porque detenemos a uno de ellos, y aunque está obligado ponerlo a disposición ante un juez no lo hizo. Ellos actuaron como juez y lo liberaron, pretextando que se les había dado un diagnóstico de la SSP sobre la psicología del detenido y el resultado indicaba que era de bajo perfil delictivo".

Lo que el fiscal hizo, asegura, fue ilegal: "Eso se hace hasta que un juez lo decida, pero extrañamente el fiscal se asume como juez; toma esa carta (el diagnóstico) y lo libera. No hizo una recomendación para que se pusiera en determinada cárcel, no, por el contrario, lo liberó no obstante que había denuncia y que ellos tenían conocimiento de que se trataba de un líder de una banda de secuestradores y de robo con violencia".

Los hechos ocurridos desde la propia Fiscalía General del Estado son ilegales, insiste. "La población ya se lo había dicho, si la población lo sabe, ¿cómo es posible que él no lo sepa? Una vez liberado le emiten la orden de aprehensión por la presión que hicimos, él nos quiso echar la culpa, pero quedó evidenciado porque no quiso entregarlo a un juez".

Refiere que, además, el Gobierno del Estado ha logrado cerrar acuerdos importantes para los veracruzanos y con ello mejorar las condiciones en la aplicación de la ley en el estado.

"Ahora hemos logrado con el Poder Judicial que nos informen de manera constante de las órdenes de aprehensión que hace la Fiscalía, cuántas les otorgan y en qué tiempo, porque también a los jueces los estamos checando. Ahí descubrimos todo ese problema (de la liberación del detenido por parte de la FGE); el juez nos dijo: ‘A mí no me llegó’. ¡No puede ser!, sobre todo por el grado delictivo que representaba. Se violó el Código de Procedimientos Penales, la Fiscalía tiene atribuciones aun sin orden de aprehensión y un delincuente de ese nivel tiene que ponerlo a disposición de un juez. Pues no lo hizo así".

Con todo esto, al fiscal general no le quedó otra opción más que rendirse, "Él pidió hablar con nosotros sobre ese tema y quedó evidenciado. Lo que vamos hacer es proceder en contra de él".

–Habrá denuncia?

–Sí.

A partir de eso, nosotros dijimos, ya no vamos a contar con el fiscal y vamos a redoblar esfuerzos para detener a los delincuentes en comisión de un delito del orden federal y eso es muy complicado, debemos estar espiándoles para sorprenderlos en un delito de ese orden.

Hablamos claro con el alcalde de Coatepec. Él se dio cuenta de que lo mejor era colaborar para lograr la detención. Lo que pasa es que hay temor y si tú ves que la Fiscalía los suelta, pues es más complicado. Tuvimos que entrar nosotros con la Guardia Nacional, coordinando todo, Policía Naval, Policía Militar, Fuerza Civil, Policía estatal. Y cuando vio eso, la gente se sintió protegida y logramos agarrar al mero cabecilla y está tras las rejas, precisa el gobernador.

En Veracruz no hay cárteles, dice; son grupos delincuenciales

Con documentos, el gobernador además deja en claro que las acciones emprendidas empiezan a dar frutos en materia de seguridad. Una de esas muestras es la desaparición, prácticamente, de los llamados cárteles de la droga.

"Yo le llamo grupos delictivos porque se han dividido a partir de este embate que hace el presidente López Obrador y el Gobierno del Estado. En Veracruz no tenemos complicidad ni cabida para los delincuentes y entonces se han estado fragmentando".

Una de las muestras de esta división de los delincuentes se tiene en Acultzingo:

"Lo poco que les queda se lo empiezan a repartir y se empiezan a confrontar por el botín. Eso pasa igual en el norte del estado, eso pasó igual con –el ex presidente– Calderón. Pero él dio palazos a lo ciego y de nuevo resurgieron eso grupos. Aquí –en Veracruz– no pasa eso".

Expuso que uno de los grupos delictivos que surgieron, muy fuerte, en la época de Fidel Herrera fue de los que más de dividió y algunos decidieron hacerse socios u operadores de los enemigos, "eso pasó en Coatzacoalcos; ahí detectamos que la pelea entre dos bandos provocó que algunos se pasaran con el otro y entonces la lucha fue más encarnizada entre ellos. Nosotros distinguimos, a lo más, seis grupos delincuenciales".

Para gobernar hay que estar ahí, en cada lugar, no en Palacio, aduce

"A mí me han dicho que no me encuentran en Palacio de Gobierno y tienen razón, porque para gobernar este estado tan grande hay que estar ahí en cada lugar para presionar, para supervisar y para verificar que se hagan las cosas", explicó el gobernador Cuitláhuac García Jiménez.

Mencionó que por ello ha pedido a sus secretarios que no sean funcionarios "de escritorio", sino que, por el contrario, salgan a los municipios a atender a la población. Tras pasar los primeros seis meses de su administración, el mandatario estatal pidió a cada uno de sus secretarios rendir cuentas y avances de su trabajo, en una especie de comparecencia, donde les hizo notar que no han sabido comunicar los logros.

Tal situación, dijo, ha sido ocupado por adversarios políticos para intentar confundir a la población, por lo cual, los exhortó a seguir trabajando e informar los avances.

Un ejemplo de la confusión propiciada por gente contraria a la actual administración estatal, es el caso del crédito bancario contratado por sólo 2 mil 500 millones de pesos, aunque la línea de crédito era hasta por 4 mil 500 millones de pesos.

"Efectivamente el documento dice que podemos disponer de una línea de crédito por 4 mil 500 millones de pesos, pero sólo utilizamos 2 mil 500 millones y nos resultó más barato el interés y la comisión por transacción, que el contratado por Yunes, porque no hubo acuerdos por debajo de la mesa", expresó.

Recordó que al iniciar su gobierno le dejaron las arcas vacías y prueba de ello es que el 30 de noviembre, el último día del pasado gobierno, la Federación envió 400 millones de pesos de participaciones federales "y éstos, en unas cuantas horas, limpiaron las cuentas, las dispersaron a otras supuestamente para pagar a proveedores; éstos sí que saben robar", refirió.

García Jiménez precisó que este caso en particular ya se está investigando y estimó que la Auditoría Superior de la Federación señalará ese gasto de 400 millones de pesos en el último día del yunismo. En las reuniones de trabajo que ha organizado con los secretarios de despacho, señaló Cuitláhuac García, ha convocado a diversos diputados locales para simular las comparecencias y ha solicitado que cuestionen fuertemente a sus colaboradores para que sepan lo que les espera en noviembre próximo.

Comentó que además de los avances, también le han notificado de diversas irregularidades que siguen apareciendo del gobierno pasado, las cuales serán denunciadas, particularmente donde haya fondos federales, para acudir a la Fiscalía General de la República para que tenga conocimiento aunque luego las traslade a la Fiscalía de Veracruz.

Más notas de Norma Trujillo Báez, Fernando Inés Carmona, Jair García y Édgar Escamilla
Las fotos del día