Política

Cuidado con la xenofobia y la re victimización

junio 24, 2019

A menos que la información disponible fuera imprecisa o francamente mentirosa, cosa que no es, no se explican afirmaciones categóricas falaces como la dicha por un dirigente cafetalero, quien dice que para finales del año pasarán por México alrededor de un millón de migrantes con los que habrá que compartir recursos a costa de los nacionales.

En forma alguna. La afirmación parece tener una intención alarmista a fin de exacerbar prejuicios y xenofobias latentes. A nadie ayuda.

La afirmación fue hecha en el Foro Nacional de Cafetaleros, donde se denunció que el gobierno nacional continúa sin un plan de rescate al campo. Lo cual es cierto y explicable. La situación de la capacidad productiva del campo mexicano para satisfacer las necesidades de la ingesta nacional es casi terminal. Casi cuatro décadas de desmantelamiento continuado de la capacidad de producción agropecuaria y de su infraestructura. La virtual desaparición del ejido y de las unidades de producción comunitarias a fin de favorecer el tránsito a las grandes empresas y corporaciones de la industria alimentaria.

El problema es mayúsculo, la dependencia de las importaciones de comida para los mexicanos es casi completa. El país importa el 70 por ciento de lo que se come.

Pero el problema de la migración centroamericana no es uno de competencia por la comida ni de agendas confrontadas. Es un problema de violencia y falta de desarrollo compartido. Es regional. La solución o el conjunto de soluciones debe ser regional y pasar tanto por pacificación como por la aproximación serena a los problemas. Es una crisis compartida y su solución en buena medida pasa por las acciones concertadas para terminar con las causas de la migración, no con la migración en sí misma porque es equivocar el propósito.

El país es escenario de una de las tantas crisis mundiales de migración por depauperación y violencia. Puede agravarse no sólo por el crecimiento de la migración por tierra, sino por mar, y ello habrá de aumentar las víctimas de la tragedia humanitaria de la migración forzada.