Política

Taxistas controlados de CAXA bloquean avenida y desquician tráfico en la capital

junio 12, 2019

Taxistas controlados de la Central de Autobuses de Xalapa (CAXA) bloquearon los dos accesos a la central, así como un carril de la avenida Lázaro Cárdenas, en protesta por el alto costo del engomado que les permite ofrecer servicio en este lugar.

En consecuencia, fue impedida la entrada y salida de autobuses a la central, por lo que los usuarios tuvieron que abordar y descender de las unidades en la calle, creando gran confusión y retraso de las salidas.

La manifestación terminó en conato de bronca entre los trabajadores del volante y personal de CAXA que obligaron a liberar la entrada de la estación camionera.

Los trabajadores locales arribaron cerca de las 10 de la mañana, exigiendo la intervención de la gerencia para evitar el cobro de 3 mil pesos por el engomado que les permite brindar el servicio al interior de CAXA.

La indiferencia de la autoridad llevo a los trabajadores del volante a cerrar la entrada y salida de la central, incluso, por momentos cerraron la vialidad de Lázaro Cárdenas lo que generó un grave congestionamiento vial en la ciudad.

Después de entrar a negociar, algunos taxistas se mantenían apostados en la entrada de los autobuses, lo que generó el malestar de los conductores y los usuarios pues no podrían entrar o salir de la central camionera.

El hecho molestó a los conductores del ADO, AU y TRV que optaron por confrontar a los taxistas, y entre empujones y gritos obligaron el paso de los autobuses a sus destinos programados.

La queja

Pasadas las 10 de la mañana, taxistas controlados de la Central de Autobuses de Xalapa se manifestaron ante la imposición de la empresa Sociedad Metropolitana de Transportistas al Servicio de Entidades Públicas y Privadas (SOME), que busca cobrar 3 mil pesos por la renovación del engomado que les permite prestar servicios al interior de CAXA.

Tras ofrecer una disculpa pública a la población, denunciaron que el pasado 31 de mayo venció el plazo para la renovación de los engomados; sin embargo, este año la empresa incrementó el costo en 600 por ciento y ya sólo tendrá validez 12 meses.

En el pasado, pagaban hasta 500 pesos por la autorización para brindar el servicio por dos años, denunció Cecilia Hernández Campos, quien comentó que no les dan recibos para poder comprobar esos gastos.

El grupo de inconformes recordó que la Central de Autobuses concesionó el servicio de taxis a Sociedad Metropolitana de Transportistas al Servicio de Entidades Públicas y Privadas, de la que es apoderado legal, Efraín López García.

Se quejaron que dicha persona los acosa y amagó con no pagarles los boletos del pasaje que los aborde en la central camionera si no renuevan los permisos, "nos dijo que si no pagamos esa cantidad de dinero nos hecha a la calle".

En la central camionera operan al menos 600 taxistas a los que se les cobra 13.5 por ciento del costo de cada carrera que realizan desde la central. Cada taxista les genera ingresos anuales de al menos 12 millones de pesos a CAXA, "y aparte quieren el pago del engomado de 3 mil pesos".

"Queremos la intervención de la licenciada Virginia Moreno, gerente general de la región Golfo Centro y de la gerencia comercial de CAXA", pidieron, al tiempo que amagaron que no van a liberar el acceso de la central en tanto no se resuelva reducir el costo del engomado.

Un taxista cobra alrededor de 15 mil pesos semanales por brindar el servicio de taxi controlado dentro de CAXA.