Sociedad y Justicia

Falsificó líder sindical magisterial firma de agremiada para dar plaza a familiar

junio 11, 2019

El secretario del Sindicato Magisterial Veracruzano, Luis Alonso Polo Villalobos, falsificó la firma de su agremiada Lucía García Villegas, trabajadora de la Dirección General de Bachillerato del Estado de Veracruz, perteneciente a la Secretaría de Educación de Veracruz, aprovechando que ella había solicitado una licencia sin goce de suelo, para colocar a su familiar Verónica Polo García, según consta en el juicio de trabajo 548/2010 del Tribunal de Conciliación y Arbitraje del Poder Judicial del Estado de Veracruz.

La demanda laboral fue interpuesta el 6 de octubre de 2010 y así se da la historia de la falsificación: Lucía entró a trabajar en 1981 a la Dirección General de Bachillerato del Estado de Veracruz, al cual pidió un permiso sin goce de sueldo el 7 de enero de 2009 con duración al mes de diciembre de 2009.

Entre diciembre y enero, Lucía acudió a ver a su dirigente sindical para su reincorporación a su plaza laboral como Analista Especializado "A", pero la trajo cita tras cita, hasta que ella acudió a la Dirección General de Bachillerato en julio de 2010. Allí, el jefe de Recursos Humanos de la DGB le informó que en el Sistema Integral de Recursos Humanos, se tenía registro que ella había causado baja por "renuncia a su plaza" con fecha 30 de junio con fecha 2009.

En el oficio respuesta de la DGB se lee que "la renuncia a la plaza" fue tramitada por la organización sindical a la que pertenecía y llevaba la "firma" de Lucía y copia de su credencial de elector. Por ello, la trabajadora interpuso la demanda en contra de la Dirección General de Bachillerato y del líder sindical Luis Alonso Polo Villalobos porque ella asegura no haber firmado una renuncia, solo un permiso sin goce de sueldo.

En mayo de 2011, Polo Villalobos se deslinda de Lucía diciendo que como renunció, la trabajadora no tenía derechos sindicales. Así también negó que él haya tramitado el permiso por un año sin goce de sueldo de la trabajadora y que ella firmó su renuncia.

Las contradicciones y corrupción de Polo Villanueva que se leen en el expediente 548/2010 del juicio laboral, aparece el oficio en donde supuestamente Lucía le presentaba su renuncia "al sindicato", "dejándole a la organización sindical la libertad de poder proponer a quien considere pertinente de proponer en la plaza, categoría y adscripción", como si el sindicato fuera el patrón y no la SEV. Pero para su defensa, el dirigente sindical prefiere optar porque ella no era su trabajadora y así quitarse el problema.

Entre las pruebas existe el oficio en donde Polo Villanueva dirige a la Dirección General de Bachillerato solicitando la "baja por renuncia" a la plaza de la trabajadora y que esa base, a pesar que en un oficio aparece el nombre de otra persona, en su propia contestación a la demanda él acepta que era para su familiar.

La demandante de la DGB y de Polo Villanueva ha demostrado en el juicio a través del perito Abel Cruz Brito que realizó un estudio a la firma de Lucía con el documento que presentó el dirigente sindical, que "tras haber realizado un minucioso análisis y valoración técnica científica sobre los documentos dubitados que se dan en el documento cuestionado (escrito de renuncia laboral) no corresponden al puño y letra de la señora Lucía".

Es decir, de acuerdo con el peritaje, el documento fue falsificado por el dirigente sindical, pero aún falta que el Tribunal de Conciliación y Arbitraje resuelva sobre si un servidor público que trabaja en una institución educativa debe renunciar ante el sindicato y no ante su patrón ¿Y si el sindicato debe solicitar la renuncia? De ser así, tendrían que preocuparse los agremiados a un sindicato.