Cultura

Rosario Castellanos: Mujer que sabe latín…

junio 09, 2019

Escritora, diplomática, esposa, madre, la maestra Rosario Castellanos es una de las mujeres mexicanas más importantes dentro de las letras y la cultura latinoamericana, atenta al papel de la mujer en la sociedad, ha sido una de las principales defensoras sus derechos, como se puede apreciar en gran parte de su producción literaria.

Rosario Castellanos Figueroa nació en la Ciudad de México el 25 de mayo de 1925, a los pocos días de nacida la familia se trasladó a la ciudad de Comitán en Chiapas, donde creció en la hacienda de su padre; en 1941 regresó a la Ciudad de México para concluir la secundaria y continuar con sus estudios de licenciatura y posgrado. Su único hermano, murió muy pequeño y, posteriormente, en 1948 murieron sus padres.

Siendo muy joven, en 1947 publicó su primer libro: Apuntes para una declaración de fe; en 1949 se tituló como maestra en filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México, con una la tesis: Cultura femenina, que publicó en 1950, donde ya esboza los temas del feminismo integracionista que después desarrollaría en sus obras. De 1950 a 1951 estudió estilística en la Universidad Complutense de Madrid. Durante 1954 y 1955 realizó una estancia el Centro Mexicano de Escritores becada por la Fundación Rockefeller.

En 1949 conoció al Doctor Ricardo Guerra Tejada, destacado maestro de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, de la cuál fue director en dos ocasiones. Ricardo Guerra era un eminente académico que realizó sus estudios de maestría en filosofía en la UNAM y de doctorado en filosofía en la Universidad de París y en la Universidad de Berlín Occidental donde fue alumno de Martin Heidegger; tuvo una vasta producción académica, realizó numerosas publicaciones especializadas. De 1978 a 1983 fue embajador de México en Alemania. Rosario Castellanos y Ricardo Guerra se casaron en 1958 y en 1961 nació su único hijo, Gabriel Guerra Castellanos; permanecieron casados durante trece años, hasta su divorcio en 1971.

En 1952 tras su regreso de España, la maestra Castellanos se trasladó a Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, donde trabajó como promotora cultural en el Instituto de Ciencias y Artes. Para 1956 se mudó a San Cristóbal de las Casas donde fue maestra en la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Chiapas, además de colaborar en el Centro Tzeltal Tzotzil del Instituto Nacional Indigenista.

Asimismo, fue una destacada catedrática, impartió clases en la Facultad de Filosofía y Letras de UNAM, en la Universidad de Wisconsin, en la Universidad Estatal de Colorado, en la Universidad de Indiana y en la Universidad Hebrea de Jerusalem. De 1960 a 1966 fungió como Directora General de Información y Prensa de la UNAM. Fue colaboradora semanal del periódico Excelsior de 1961 a 1974.

Rosario Castellanos trabajó distintos géneros literarios entre los que destacan sus novelas; Balún Canán, Oficio de tinieblas, Rito de iniciación; sus libros de poesía: Trayectoria del polvo, De la vigilia estéril, El rescate del mundo, Poesía no eres tú: su obra poética de 1948-1971; los cuentos: Ciudad real, Los convidados de agosto, Álbum de familia; las obras de teatro: Tablero de damas, El eterno femenino; entre muchas otras publicaciones. Cabe destacar el señalamiento que hace entre las diferencias sociales que de alguna forma discriminaban a las mujeres, como muestra magistralmente en su libro: Mujer que sabe latín.

Por su destacada labor literaria recibió en 1958 el Premio Chiapas por Balún Canán, el Premio Xavier Villaurrutia por Ciudad Real. Así como los Premios Sor Juana Inés de la Cruz, Carlos Trouyet y Elías Sourasky.

Mucho se ha escrito sobre la obra de Rosario Castellanos; al respecto Elena Poniatowska dice que: "es el ejemplo más sólido de vocación literaria que se ha dado entre nosotros". Rosario Castellanos a través de su pluma muestra el panorama de la mujer mexicana que se asume como parte indispensable de la sociedad, superando estereotipos y emprendiendo como dice en el ensayo Mujer que sabe latín: "La hazaña de convertirse en lo que se es".