Sociedad y Justicia

Se terminó el discurso de respetar los derechos de los migrantes: activista

junio 05, 2019

Orizaba, Ver.- Los migrantes centroamericanos pasan por el momento más agresivo del que se tengan memoria en por lo menos dos décadas. El Instituto Nacional de Migración emprendió una de las campañas más violentas en contra de ellos en estados del sur del país, "los persigue, los agrede y los amenaza". El objetivo, opina Jairo Guarneros Sosa, activista social de la zona, "es evitar que lleguen a Estados Unidos y con ello evitar que Donald Trump castigue a la economía nacional".

Lo que pasa en el sur del país, es sumamente grave. Los indocumentados, aquellos a los que se les prometió respetar sus derechos, como el libre tránsito por México, ahora son objeto de una campaña agresiva sin precedente, "es un tema de derechos humanos, una cosa es el discurso y otra es la práctica".

"Hoy el Estado mexicano se ha convertido contra todos los indocumentados que llegan al país. Se aplican acciones sistemáticas e incluso no se descarta que se utilice a la Guardia Nacional para detenerlos, pero no se está haciendo nada para detener la trata de personas que se realiza desde el interior del Instituto Nacional de Migración y que todo mundo sabe pero que muy poco o nada, se hace para detenerla".

En el caso de las agresiones, revela que los reportes que envían agrupaciones defensoras de los derechos humanos indican que se realizan prácticamente todos los días, "grupos dedicados a la defensa de los migrantes reportan que prácticamente todos los días, en la frontera sur del país, los indocumentados son agredidos por el personal del Instituto Nacional de Migración y apoyado por elementos de la Policía Federal. Los hechos ocurren desde hace más de dos semanas, hay operativos sumamente violentos en contra de ellos, todo parece indicar que ya se terminó el discurso de respetar los derechos de los migrantes".

Pero las mismas condiciones en las que son tratados los indocumentados, abren la posibilidad para que organismos internacionales defensores de los derechos humanos, intervengan, "en su momento se les ofreció permitir el paso por nuestro país, pero al final no se cumplió, me causa una gran extrañeza el silencio que guardan algunas personas, me parece que lo lógico es que organizaciones defensoras de los derechos humanos que desde el inicio de este problema lo están llevando, pidan la intervención de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, por todos los atropellos que se cometen en contra de los migrantes".

Uno de los mejores ejemplos del silencio de antiguos defensores de lo derechos de los migrantes, dice, "lo vemos con Alejandro Solalinde; me causa extrañeza el silencio y su ausencia en estos momentos porque se supone que una de sus líneas era la defensa de los derechos de los migrantes. O ya no está ahí o ya guardó silencio ante las acciones".

Pero el tema de las agresiones, dice, "es bastante complicado, hay un doble discurso que se maneja. Al final, aquellos que en su momento criticaban a gobiernos anteriores por su inacción en el tema migratorio, hoy están callados. Antes le reclamaban a Fox y Calderón que se convirtieron en la policía de los Estados Unidos, pero hoy no dicen nada cuando la actual administración hace exactamente lo mismo".

Las políticas migratorias que se aplican, "obedece al proyecto de contener toda la migración y no permitir que vaya a Estados Unidos. Es un proyecto imperialista que se está haciendo el rol de policía para contener la migración, pero parece que ni eso tiene contento a Donald Trump, la respuesta del gobierno de México ha sido muy timorata".