Política

El Cazones, río tóxico en peligro de desaparecer

mayo 31, 2019

Poza Rica, Ver.- El abastecimiento de agua de más de 493 mil personas (https://app.agua.org.mx/?zone=5a32d19dba753c35924b7421) se encuentra en riesgo ante la prolongada sequía que afecta la cuenca del río Cazones, afluente que además tiene elevados niveles de toxicidad por las descargas de drenajes e industrias a lo largo de sus 145 kilómetros de longitud, con lo que el Estado Mexicano viola el derecho humano al agua y la resolución WHA64.24 de la Asamblea Mundial de la Salud, donde se establece que toda persona tiene derecho al agua y saneamiento en cantidades suficientes, seguras, aceptables, accesibles y asequibles, para usos personales y domésticos.

En recorrido por la cuenca alta del río Cazones (denominado San Marcos en el tramo comprendido dentro del estado de Puebla), se pudo encontrar diversos arroyos, tributarios del afluente, que se han secado a causa de la falta de precipitaciones en lo que va del presente año.

En el caso de Poza Rica, la Comisión del Agua del Estado de Veracruz (CAEV) reporta niveles muy bajos en el río a la altura de la bocatoma, ubicada en la comunidad de Corralillos, municipio de Coatzintla, donde fue necesario bloquear por completo el flujo del agua para elevar el tirante hídrico y permitir la operación de los equipos de bombeo para suministrar a la ciudad.

El reporte del monitoreo de la calidad del agua efectuada por la Comisión Nacional del Agua (Conagua) revela que en la mayor parte del trayecto del río, éste se encuentra contaminado y con niveles elevados de toxicidad (https://www.gob.mx/conagua/documentos/monitoreo-de-la-calidad-del-agua-en-mexico), especialmente a su paso por Poza Rica y en la desembocadura en el Golfo de México.

Cascada El Salto, sin agua

En el municipio de Jalpan se encuentra la cascada El Salto, cerca de la comunidad de Apapantilla, un sitio que ha sido utilizado como paradero turístico y del cual dependen familias que se dedican a la oferta de servicios para los pocos visitantes que siguen utilizando la vieja carretera libre México-Tuxpan.

Desde hace un mes fue cerrado el acceso luego de que el salto de agua se secara. En el lugar quedan solo encharcamientos que se alimentan de la poca agua que escurre, que apenas y alcanza a mojar las rocas y mantener el ecosistema de líquenes y helechos que subsisten en el lugar. Con sus dos caídas de agua, el sitio era un paso obligado para los viajeros.

Un par de kilómetros cuenca arriba se encuentra la localidad de Villa Ávila Camacho, donde el río San Marcos cruza por debajo de la carretera libre. La poca corriente que queda es utilizada como balneario natural por los pobladores, quienes tratan de escapar de las fuertes temperaturas que se sienten en esta temporada.

En ese mismo lugar se pueden observar arroyos de aguas negras que desembocan sin ningún tipo de tratamiento directamente en el río. A la altura del puente Gilberto Borja Navarrete, insignia del corredor México-Tuxpan, por sus 225 metros de altura que lo colocan como el segundo viaducto más alto del mundo, el San Marcos apenas y se distingue la corriente.

Un río con poca agua y contaminado

Datos de disponibilidad del agua publicados por la Semarnat en el Diario Oficial de la Federación en 2016 (http://biblioteca.semarnat.gob.mx/janium/Documentos/Ciga/agenda/DOFsr/DO3732.pdf) indican que la cuenca del Cazones cuenta con un volumen anual de escurrimiento natural de mil 712.28 millones de metros cúbicos y anualmente se le extrae un volumen de 69.43 millones de metros cúbicos para satisfacer las necesidades de 493 mil 311 habitantes distribuidos en 1078 localidades.

Desde su nacimiento hasta su desembocadura la cuenca incluye los municipios de Acaxochitlán, Cuautepec de Hinojosa, Metepec y Tenango de Doria, de Hidalgo; Francisco Z. Mena, Honey, Huauchinango, Jalpan, Juan Galindo, Naupan, Pahuatlán, Tlacuilotepec, Venustiano Carranza, Xicotepec y Zihuateutla, de Puebla; y Castillo de Teayo, Cazones, Coatzintla, Coyutla, Espinal, Papantla, Poza Rica de Hidalgo, Tihuatlán y Tuxpan, en Veracruz.

El reporte de monitoreo de la calidad del agua elaborado por la Conagua en 2016 indica que por la cantidad de coliformes presentes, en solo 5 de los 26 puntos analizados a lo largo de la cuenca, la calidad es buena, aceptable o excelente; el resto del cauce se encuentra contaminado y fuertemente contaminado.

Los puntos con mayor contaminación por coliformes son los arroyos que atraviesan las ciudades de Poza Rica y Coatzintla.

Respecto a su nivel de toxicidad, los tramos comprendidos en los estados de Hidalgo y Puebla se encuentra dentro de norma, pero en los arroyos de los anteriores municipios veracruzanos citados su toxicidad es alta y moderada, lo mismo que en su desembocadura, donde a escasos kilómetros mar adentro se han identificados formaciones arrecifales, que están en riesgo por la contaminación del río.

Esto demuestra que los municipios que mayor inciden en la contaminación del acuífero son Poza Rica y Coatzintla, los cuales no cuentan con plantas de tratamiento de aguas residuales que limpien las descargas de los drenajes sanitarios domiciliares, los cuales son vertidos directamente a los arroyos Cocineros, Huéleque, Salsipuedes, del Maíz y Mollejón.

En tanto continúe prolongándose la sequía, la disponibilidad del agua será menor para la población, en especial de Poza Rica, donde se concentra cerca de la mitad de los habitantes que dependen del río Cazones para su abastecimiento.

Desde la administración estatal de Fidel Herrera Beltrán se habló del proyecto de una presa derivadora para captación del agua y abastecer a Poza Rica y Coatzintla, pero hasta la fecha no se ha concretado dicha obra, por lo que continuamente la CAEV tiene que levantar un muro falso elaborado con costales rellenos de arena para elevar el nivel del río durante el estiaje.

En Poza Rica se encuentra la obra abandonada de una planta de tratamiento de aguas residuales, la cual permanece en el olvido y saqueada luego de un pleito jurídico con la compañía contratista. Al respecto, la regidora comisionada en Agua, Drenaje y Saneamiento, Gregoria Miguel Reyes, expuso que ha buscado el acercamiento con la Dirección General de la CAEV para buscar en coordinación con los tres órdenes de gobierno, se destrabe el asunto jurídico que mantiene detenida dicha obra.